Escuchar este artículo

La historia de Pelé, una vida extraordinaria que se volvió leyenda

El sobrenombre “Pelé” vino de sus compañeros de clase en la escuela.

Edson Arantes do Nascimiento, más conocido como Pelé, nació en Três Corações, Brasil, hijo de João Ramos do Nascimento “Dondinho” (padre) y Celeste Arantes (Madre). Fue el primer hijo de la familia Dondinho.

Al nacer sus padres lo nombraron Edison por el inventor Thomas Alva Edison. Creció en esa misma ciudad (Três Corações), del estado de Minas Gerais, aproximadamente 200 millas al noroeste de Río de Janeiro.

El padre de Pelé, también conocido como Dondinho, era considerado por muchos como un guerrero en el campo. Fue un futbolista valiente.


Lea además: "Su legado nunca será olvidado", Mbappé tras la muerte de Pelé


El sobrenombre “Pelé” vino de sus compañeros de clase en la escuela. Pelé significaba un hombre feliz al que no le importaba que sus amigos se burlaran de él en la escuela. Sonreía incluso cuando lo molestaban. Estos amigos se aprovecharon de sus malas formas de pronunciar.

El sueño de su infancia era convertirse en piloto, pero se vio truncado por un desafortunado incidente cuando un avión local se estrelló cerca de su casa, matando al piloto y a todos los pasajeros a bordo.

Pelé salió de su casa y fue al hospital para ver la autopsia y, al ver el cadáver del piloto, decidió que cambiaría su sueño de infancia.

Ahí fue cuando tomó el legado de su padre en el fútbol, y Dondinho se convirtió en su primer entrenador.

En cambio, su madre quería que siguiera el camino de la aviación y no estaba contenta de verlo dedicarse al fútbol.

Creció en medio de la pobreza. Nunca fue un niño acomodado. No le alcanzaba ni para un balón de fútbol. Por eso jugaba con una media rellena de papel que tenía en casa. También jugó con mangos.


Le puede interesar: De 1940 hasta su fallecimiento: Pelé, en 15 grandes fechas


Tuvo que aceptar varios trabajos ocasionales cuando era niño para ganar dinero extra y jugó para varios equipos aficionados en su juventud.

No pasó mucho tiempo antes de que Pelé se diera cuenta de que fue bendecido con el talento sobrenatural para el juego. Lo mostraba mientras practicaba fútbol sala.

En Brasil, en ese momento, el fútbol sala era popular. Fueron sus habilidades de regate, pases, ritmo y capacidad de marcar goles lo que lo impulsó al estrellato.

En aquel entonces, en sus días como jugador, el fútbol era una de las carreras peor pagadas. Los futbolistas se encontraban entre los más pobres del país. De ahí que su padre no consiguiera dinero en este deporte. Esto lo llevó a jubilarse antes de tiempo debido a la necesidad de ganar más dinero con otros trabajos.

Después de la jubilación, Dondinho aceptó el trabajo de limpiar en hospitales donde ganó dinero extra para ayudar en la carrera de su hijo.

Le enseñó a Pelé a pasar con precisión, realizar gambetas, y usar el famoso amague con el hombro para deshacerse de los defensores y cambiar el ritmo rápidamente.

Pero había algo más que Pelé admiraba de su padre y era que tomaba en serio sus opiniones. Lo trataba como si fuera un hombre.

Por eso generó admiración en él, además Pelé estaba orgulloso de Dondinho, y les contaba a sus amigos sobre los 893 goles en 775 juegos, sumando 19 en 6 juegos que hizo vistiendo la camiseta de Brasil.

Pelé aspiraba a batir ese récord, pero nunca pudo hacerlo. Los goles de cabeza de Dondinho siguen siendo un récord mundial no oficial y una hazaña que el propio Pelé apenas podía creer. Cuando se le preguntó al respecto, Pelé dijo una vez: “Solo Dios puede explicar cómo hizo eso mi papá”.

La brillantez de Dondinho solo puede expresarse aquí como lo recordamos al escribir sobre su hijo legendario. Dondinho vivió por 89 años. Murió el de 16 Noviembre de 1996 en São Paulo.


Infórmese: Pelé, el adolescente: los comienzos del mito


Pelé tenía una madre consentidora, Celeste Arantes, quien trabajó como empleada doméstica antes de convertirse en ama de casa. Él se desvivió por ella. Eran muy cercanos al igual que con su padre. Curiosamente, su madre no estaba de acuerdo con que Pelé se convirtiera en jugador de fútbol.

Doña Celeste mencionó en distintas entrevistas que el fútbol era una “persecución sin salida” y “un camino seguro hacia la pobreza”, debido en que en aquella época los futbolistas ganaban muy poco dinero. Ella quería que Pelé se centrara en sus estudios.
´

Su vida amorosa

En 1966 se casó con Rosemeri dos Reis Cholbi, con la que tuvo dos hijas. Se divorciaron en 1982. Una de las causas de ese divorcio fue que desde 1981 sostuvo una relación sentimental con Xuxa, a quien ayudó a convertirse en modelo. Xuxa tenía solo 17 años cuando empezaron a salir. La relación terminó en 1986.

En 1994 se volvió a casar, esta vez con la psicóloga y cantante Assíria Lemos Seixas.

Fue todo un espectáculo, más de 170 policías custodiaron a la pareja y a 300 invitados. De esa unión nacieron sus dos hijos mellizos, Joshua y Celeste. Sin embargo, también se separaron en 2008.

Él no perdió la esperanza en el amor, y en junio de 2016, con 75 años, se casó con Marcia en una pequeña ceremonia religiosa en Guarujá, en la costa de Sao Paulo, Brasil.

Ambos sostenían una relación durante seis años antes de su matrimonio.

Le puede interesar: El astro del fútbol: simplemente Pelé

Una historia llena de anécdotas y marcas

A Pelé le gustaba estar rodeado de gente y posar para fotos. Su imagen era llamativa para la publicidad, ya que su juego en el campo le valió el apodo de “O Rei”.

Hablando de estilo de vida, vale la pena tomar nota de otro punto. Le encantaba tocar la guitarra.

Pelé fue firmado por el Santos cuando tenía 15 años. Marcó cuatro goles en su debut en la liga en un partido contra el Corinthians en septiembre 7, 1956. Encabezó a la Selección de Brasil en el Mundial de 1958 a la edad de 17 y se convirtió en el ganador más joven de una Copa del Mundo. También marcó dos goles en la final ante Suecia.

Su primer gol, en el que lanzó el balón sobre un defensor antes de conectar una volea a la esquina de la red, fue seleccionado como uno de los mejores goles en la historia de la Copa del Mundo.

Tras el segundo gol de Pelé, el jugador sueco Sigvard Parling comentaría más tarde: “Cuando Pelé marcó el quinto gol en esa final, tengo que ser honesto y decir que me dieron ganas de aplaudir”.

Fue en la Copa del Mundo 1958 que Pelé comenzó a usar la camiseta con el número 10. Un goleador prolífico, conocido por su habilidad para anticipar oponentes en el área y rematar con un disparo preciso y potente con cualquier pie.

En Santos, el 19 de noviembre se conoce como el “Día de Pelé” para celebrar el aniversario de su gol número 1.000.

Cuando Pelé se retiró, JB Pinheiro, el embajador de Brasil en las Naciones Unidas, dijo: “Pelé jugó al fútbol durante 22 años, y en ese tiempo hizo más para promover la amistad y la fraternidad en el mundo que cualquier otro embajador en cualquier lugar”.

Pelé anotó 92 tripletas y marcó cuatro goles en 31 ocasiones, cinco en seis ocasiones y una vez marcó ocho en un partido. Y muchos de los goles de Pelé se marcaron con tiros de bicicleta.

En 1997, recibió el título de Caballero británico honorario. Fue nombrado Ministro de Deportes de Brasil de 1995 a 1998.

Fue elegido Atleta del Siglo por el Comité Olímpico Internacional (COI) en 1999 e incluido en el Salón de la Fama del Fútbol Nacional en 1999.

Cuando Pelé jugó para Nueva York, tantos de sus oponentes querían intercambiar camisetas con él que el club tuvo que darles a cada uno una camiseta después de cada partido.

Usó su fama para marcar la diferencia también afuera de las canchas, y se desempeñó como embajador de las Naciones Unidas para la ecología y el medio ambiente.

Mientras se preparaba para comenzar un partido en México 70, Pelé le indicó al árbitro que necesitaba atarse los cordones. Las cámaras se enfocaron para revelar los guayos, marca Puma, del delantero; posteriormente, la compañía experimentó un gran aumento en las ventas.

El apodo de Pelé

Durante su época de escuela, Pelé solía pronunciar erróneamente el nombre de su arquero local favorito del Vasco da Gama, le decía “Pila” y sus compañeros se burlaban de él.

De ahí que decidieron darle el apodo de “Pelé” sin saber las repercusiones que esto traería para el mundo del fútbol.

De hecho, sus compañeros nunca supieron que era un nombre de oro. Incluso, es el nombre más buscado en la historia del internet.

En una entrevista, Pelé dijo una vez que el nombre era inicialmente un mal apodo de la infancia, que no le gustaba.

Hoy, tras su fallecimiento, su nombre ha sido inmortalizado y el fútbol seguirá teniendo a Pelé como una figura emblemática, incluso, para unos, como el mejor futbolista de la historia.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa
Viernes, 30 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión