Escuchar este artículo

Otra caída en el ‘infierno’ de Ullrich

Viernes, 10 de Agosto de 2018
Sumó otro episodio ayer al ser arrestado por golpear a una prostituta.

La caída a los infiernos de Jan Ullrich, único alemán en ganar el Tour de Francia, sumó otro episodio ayer al ser arrestado por golpear a una prostituta, justo antes de iniciar su cura de desintoxicación. 

Ullrich acababa de pasar la noche con la mujer. Según la fiscalía la golpeó y la estranguló. La víctima necesitó “atención médica”, declaró la policía, que detuvo al exciclista de madrugada en un hotel de lujo de Fráncfort. 

El exciclista, de 44 años, estaba “bajo los efectos del alcohol y de las drogas” en el momento de su arresto, precisó la fiscal Nadja Niesent, por lo que aún no prestó declaración. 

“Hay una investigación abierta por intento de homicidio así como golpes y heridas peligrosas, pero la fiscalía no ve de momento indicaciones graves sobre un intento de homicidio (...) ni (por lo tanto) razones para mantenerlo detenido”, agregó. 

El ganador del Tour de Francia (1997) acababa de regresar el jueves de la isla española de Mallorca, donde reside, para empezar un tratamiento de su adicción al alcohol y las drogas. 

El viernes de la semana anterior había sido detenido por la policía española por haberse metido por la fuerza en casa de su vecino, el actor y director alemán Til Schweiger, y haber provocado una pelea en su jardín. 

Tras su liberación, declaró que quería empezar una cura de desintoxicación que le permitiría, entre otras cosas, volver a ver a sus tres hijos que están bajo custodia de la madre desde la separación de la pareja a finales del año pasado. 

Su arresto la semana pasada planteó la pregunta en Alemania sobre la difícil reconversión de los deportistas de alto nivel. 

Durante su carrera “los atletas (...) vuelven casi a ser como niños, que no deciden nada por sí solos si no son prudentes”, explicó en el diario Bild el psicólogo del deporte Matthias Herzog. 

Los deportistas deben encontrarse un nuevo objetivo. Antes, tenían claro lo que hacían y el objetivo. Pero ahora, necesitan nuevas actividades y dar un nuevo sentido a sus vidas. Si no lo encuentra, la caída comienza”, sentenció.

Image
AFP
AFP