Escuchar este artículo

Quería ganar para mi gente en Colombia: Quintana tras la etapa 17

Miércoles, 25 de Julio de 2018
Con la victoria, este miércoles, el colombiano escaló a la quinta casilla de la general de Tour de Francia.

El colombiano Nairo Quintana (Movistar), ganador en la cima del Portet, se refirió a "un día maravilloso" y a "una victoria necesaria para Movistar porque en los últimos días" se encontraban "un poco deprimidos".

"Quería ganar para mi gente en Colombia, después de meses de arduo trabajo. Todo el apoyo que he recibido de todos, así como de mi familia y amigos, realmente me ayudaron. Estuvimos un poco deprimidos en los últimos días, así que necesitábamos esta victoria. Hoy es un día maravilloso ", dijo en meta el ciclista boyacense.

Según explicó Quintana, su triunfo fue producto de un trabajo planificado por su equipo. "Fue un día difícil, pero nos habíamos preparado bien. Fue exactamente como lo habíamos planeado. Teníamos a Valverde y Soler delante y su trabajo fue muy importante. Sabíamos que era una etapa para escaladores puros, y mostramos nuestra fuerza".

Quintana admitió haber pasado por momentos complicados al inicio del Tour, pero recordó que en la tercera semana suele aumentar su rendimiento.

"Pasé por un momento difícil en la primera parte de este Tour y perdí algo de tiempo. Pero aún así me sentía fuerte y tengo la energía para terminar la carrera en un nivel alto. Por lo general, mejoro en la tercera semana del Tour y eso es bueno". 

Segunda victoria en un Tour de Francia

Es la primera etapa para el Movistar y la segunda para el colombiano tras la lograda en Semnoz en 2013, año de su primer segundo puesto en la "grande boucle". Su ataque ganador le permitió aventajar en meta por 28 segundos al irlandés Dan Martin y en 47 segundos al líder, que atacó al final para arañar 4 segundos de bonificación.

Ya no hay duda alguna ni debate. Thomas es el líder del Sky y del Tour. Batió a Roglic y Dumoulin, que se dejaron 9 segundos respecto al galés, y a Froome y Landa, que se dejaron 52. A falta de la etapa pirenaica del viernes con el Tourmalet y la crono del sábado, el ciclista de Cardiff dio otro aviso.

Thomas aventaja en 1.59 a Dumoulin y en 2.31 a Froome. Roglic aguanta cuarto a 2.47 y Quintana quinto a 3.30. Mikel Landa es séptimo a 4.34.

Era la etapa más corta y temida por el pelotón, la de las innovaciones que tanto gustan a la organización. Solo 65 kilómetros entre Bagnéres de Luchon y la cima del Portet, pero de enorme dureza, con el primer puerto en los primeros metros.

Se cumplió el numerito de la parrilla de salida a modo y forma del motociclismo. Los corredores se colocaron de 5 en 5 conforme a su puesto en la general. Nada más darse lanzarse la carrera, en cuestión de 50 metros ya rodaba unido el pelotón, camino de la cumbre del Peyragudes (1ª, 14,9 kms al 6,7 %), el primero de los tres puertos de la etapa esprint.

Nada de tanteos. Enseguida a toda mecha en busca de la fuga. El estonio Kangert tomó el mando en solitario hasta la cima, seguido, como no, por el guerrillero Alaphilippe.

En el grupo principal el Sky propuso un ritmo que todo el mundo aceptó, con sus 7 integrantes en cabeza. Nairo Quintana pinchó, Amador le dejó su rueda delantera y luego volvió a parar para colocar otra pieza. Por delante, entre los intercalados, marchaban Valverde y Soler.

El Ag2r decidió mover la carrera en el ascenso al Col de Val Louron-Azet (1ª, 7,4 kms al 8,3 %), escenario con historia, pues en ese puerto Miguel Indurain construyó su primer maillot amarillo en el Tour de Francia de 1991, aunque el triunfo fue para Chiapucci.

Latour, con el maillot blanco de mejor joven, marcó el ritmo que le exigió Bardet para tratar de inquietar al Sky. Luego Soler apareció intercalado para tirar del carro de los ilustres. El galo reventó y el español marcaba el camino a las huestes de Thomas y Froome, que se mantenían intactas. Por arriba cruzaron Alaphilippe, Kangert y Durasek. A 28 segundos, un grupo con Valverde y Fraile y a 2.20 el líder.

La bajada y la transición la hicieron juntos Kangert y Alaphilippe, hasta pie de puerto, donde el maillot de la montaña tiró la toalla. El estonio entró solo en el último escollo, el inédito Col du Portet, un categoría especial de 16 kilómetros al 8,7 por ciento cuyo ascenso regala una bella postal a la vista.

En el Portet se encendieron los petardos. Atacó primero Daniel Martin y replicó Quintana contundentemente. Empezaba un ascenso meteórico. El boyacense enlazó con Valverde, pero el español no pudo ayudar mucho. Por detrás Poels y Bernal, enorme este colombiano de 21 años, abrigaban a sus líderes ante posibles ataques.

Quintana hizo su etapa. Agarró al polaco Majka, luego alcanzó al combativo Kangert y se largó a la cima. Solo tuvo que controlar a Martin, que le llevaba a 30 segundos. "Era una etapa para escaladores puros", destacó, y el colombiano, que dijo que se iba a convertir en un león, enseñó las zarpas en la inédita cima.

Entre los favoritos arrancaron Roglic y Dumoulin, pero Bernal se encargó de que sus líderes no pasaran apuros. Los pasó Froome, escaso de forma después del Giro, y también Landa, que se soltó al final.

Y se lució Thomas, despejando dudas. Aguantó las sacudidas de los rivales y aún atacó a 500 metros de meta para rebañar 4 segundos de bonificación. Si supera el examen del viernes, el día del Tourmalet, solo le quedará poner en hora su primer título en el Tour en la crono del sábado. Hay líder.

Este jueves se disputará la decimoctava etapa, entre Trie-Sur-Baise y Pau, de 171 kilómetros. 

Image
EFE