Escuchar este artículo

Alianza desarrollará productos financieros para los migrantes

Domingo, 6 de Septiembre de 2020
Bancamía ha atendido a más de 3.800 migrantes venezolanos en diferentes ciudades del país.

La inclusión financiera es clave para que los migrantes puedan convertirse en una pieza en el engranaje de la economía nacional y de esta forma impulsen un desarrollo empresarial dentro del país.

Por esa razón, Bancamía firmó un acuerdo con la Corporación Financiera Internacional (IFC), para fortalecer en conjunto la oferta de productos y servicios financieros a los migrantes venezolanos, especialmente para las mujeres emprendedoras.

El objetivo es tener una oferta financiera mayor para ayudar a esta población a integrarse con éxito en las dinámicas económicas de Colombia.

En ese sentido, el acuerdo, impulsado por la ‘Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras’, contempla implementar herramientas para un acercamiento y conocer las necesidades, desafíos, preferencias, experiencias y aspiraciones de los migrantes en todo lo referente al uso de servicios financieros y bancarios.

El proyecto además cuenta con el apoyo de Facility for Investment Climate Advisory Services (FIAS), una iniciativa de colaboración administrada por IFC entre países donantes, organizaciones filantrópicas y el Grupo Banco Mundial, cuyo objetivo es facilitar reformas que mejoren el clima de inversión en países emergentes.

Inflación de agosto se ubicó en -0,01%

 “Gracias al acuerdo se desarrollarán pruebas piloto de productos y servicios financieros diseñados específicamente para los migrantes venezolanos, a la vez que se verificará cómo estos satisfacen las necesidades identificadas durante la etapa de acercamiento”, explicó Miguel  Ángel Charria, presidente ejecutivo de Bancamía.

Dijo que gracias al uso de los canales físicos y digitales de Bancamía será posible cubrir algunas ciudades donde se concentran geográficamente los ciudadanos que han llegado del vecino país.

“Podremos contar con una fotografía de sus necesidades y comportamientos de uso”, manifestó Charria.

Por su parte, Lina Sun Kee, especialista financiera de IFC, precisó que el objetivo del proyecto es conocer a los migrantes para entender sus necesidades reales, con el propósito de crear productos de crédito y ahorro a su alcance.

“Aún no hemos definido el perfil de los migrantes para el piloto, pero las mujeres emprendedoras van a ser un segmento importante al que se dirigirá este programa”, puntualizó.

El trabajo adelantado

La entidad financiera informó que han atendido a la fecha más de 3.800 migrantes venezolanos, de los cuales el 42 % está dedicado a actividades de servicios, el 35 % al comercio, el 16 % a la transformación y el 7 % a actividades agropecuarias.

Viviana Araque, vicepresidenta de desarrollo productivo de clientes de Bancamía, destacó que actualmente la entidad brinda una oferta de valor financiera que integra: productos para ahorrar, para administrar sus ingresos y gastos; productos para invertir, como los Certificados de Depósito a Término (CDT); productos para financiación de capital de trabajo e inversión, seguros para el bienestar personal, familiar y el de los negocios.

“Además, brindamos asesoramiento y herramientas que les permiten a los migrantes educarse financieramente y aprender a administrar su negocio”, indicó Araque.

‘En muchos municipios hay aversión a los pagos digitales’

La funcionaria de la entidad explicó que actualmente están incorporando los nuevos documentos de identificación de manera autónoma (PEP, PECP, PEPFF) para tener un mayor alcance en número de clientes venezolanos.

Desde Bancamía expresaron que el proyecto se ejecutará vía remota para cumplir con los protocolos de seguridad implementados a causa de la pandemia.

En el análisis hecho sobre las cifras recaudadas en la GEIH (Gran Encuesta Integrada de Hogares) del Dane, el PEP (Permiso Especial de Permanencia de Migración Colombia) y el  RAMV (Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia del Gobierno Nacional) se cuenta con una caracterización sociodemográfica de 742.390 venezolanos en situación regular. De esa población, se identificó que el 22% son microempresarios (163.325).

“Nuestro propósito principal es poder desarrollar y atender a este nicho de clientes”, manifestó Araque.

El programa de inclusión financiera y fortalecimiento empresarial inició sus pruebas piloto en Cúcuta, Pamplona, Bucaramanga y Girón, y actualmente están extendiendo su alcance a Bogotá, Medellín, Cartagena y Barranquilla.

Ahora han incorporado en los beneficios, para atender las necesidades de financiación de los microempresarios venezolanos, una alianza con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que hace un aporte de 2 millones de dólares.

También, se ampliará el alcance de Emprendimientos Productivos para la Paz (Empropaz), a través de procesos de inclusión financiera, formación para el emprendimiento, entre otras medidas.

“Esta medida es crucial para que los migrantes del sector urbano y rural  puedan integrarse con éxito, porque con las herramientas y los recursos podrán incrementar la productividad y desarrollo de sus negocios, impulsando el crecimiento económico en el corto y mediano plazo”, explicó Araque.

“Uno de los aspectos más inspiradores del acuerdo es su enfoque de género. La mitad de las nuevas cuentas de ahorro y créditos de este proyecto serán para mujeres. En IFC estamos convencidos de que una de las mejores maneras de promover la inclusión financiera de los migrantes, es con el empoderamiento de mujeres, a través del emprendimiento”, señaló Elizabeth Martínez de Marcano, gerente para la Región Andina de IFC.

Image
Daniel Villán Bustamante

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda