Escuchar este artículo

ANIF propone aumento del mínimo entre el 2 % y el 3%

Jueves, 26 de Noviembre de 2020
Expertos opinan que deben impulsar recuperación del empleo.

Esta semana se informó en el más reciente comentario económico de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) la propuesta para incrementar el salario mínimo.

El aumento que se avecina tiene una gran importancia en las discusiones que se llevan a cabo en la economía nacional, por ser un año post pandemia y por la crisis que generó el coronavirus en la capacidad adquisitiva de los hogares colombianos.

Desde la Anif proponen que el salario mínimo aumente para 2021, entre el 2 % y el 3 %, lo que se traduciría en un alza entre $17.556 y $26.334 mensuales, con lo que el salario se ubicaría en máximo $904.136, sin auxilio de transporte.

“Más allá de ese valor de aumento, se pondría en riesgo la sostenibilidad de la recuperación económica, en particular la creación del empleo formal, que fue altamente golpeada por la pandemia”, reseñó el documento.

Anif consideró que la irrupción de la pandemia mundial y las medidas para controlar su propagación han traído como resultado un escenario de crisis económica, con grandes pérdidas de empleo y de ingresos en los hogares.

Por otra parte, el Pulso Empresarial y el ISE, informes que son revelados por el Dane, indicaron que aunque el cuarto trimestre tendrá un mayor dinamismo, como lo demuestran los resultados del ISE, y los indicadores líderes que vienen con correcciones al alza en sectores como la industria, el comercio y los servicios, no se puede pasar por alto el estancamiento en las perspectivas de los empresarios.

Un factor más analizar es que pesa al impacto que las medidas de flexibilizar el confinamiento le dieron un impulso a la economía y cambiaron la dinámica de las cifras de desempleo, los empresarios lo incorporaron en sus expectativas y están preocupados por las reformas que deben hacerse para mantener la recuperación durante el final del 2020 y el primer trimestre del 2021.

En cuanto a estas medidas, para Anif, hay espacio para otorgar más estímulos que permitan un mayor crecimiento del sector de la construcción con las obras civiles que por los encadenamientos productivos que generan, son una de las actividades que están llamadas a liderar la recuperación económica del país.

“Además, es importante pensar en cómo reactivar y darles un mayor apoyo directo a los subsectores de servicios de las actividades como la recreación, los viajes, el turismo y el alojamiento que han sido poco tenidos en cuenta.

Propuestas y opiniones

Por su parte, las centrales obreras también presentaron su propuesta, para esto se unieron y unificaron el criterio que el incremento del salario mínimo lo eleve a $1 millón para el 2021.

La propuesta representaría aumentar un 13,9 % en comparación con el salario del 2020, que es de $877.802, sin contar el subsidio de transporte.

Las centrales también le solicitarán al Gobierno implementar una renta básica correspondiente a un salario mínimo para los colombianos que no tengan ingresos o que hayan perdido su empleo por la pandemia.

María Claudia Lacouture, directora de la Cámara de Comercio AmCham, dijo que un aumento desproporcionado del salario mínimo es riesgoso para la competitividad de las empresas.

La líder gremial dijo que la pandemia ha dejado más de cinco millones de personas sin empleo, por lo que el salario mínimo del próximo año deberá tener como meta aumentar el empleo.

Además, se debe tener en cuenta que la economía colombiana tiene una serie de precios que aumentan cada año de acuerdo con el incremento del salario, como los arrendamientos y algunas multas, lo que significa que un incremento del salario mínimo como el que piden los sindicatos aumentaría en la misma proporción estos costos.

Por otra parte, Fedesarrollo advirtió que un aumento por encima del 2,5 % en el ingreso base de la economía, pondría en jaque al mercado laboral colombiano, que actualmente tiene a 3,7 millones de colombianos en desocupación.

El centro de pensamiento destacó que las dos variables fundamentales para tomar en cuenta a la hora de determinar el incremento en el salario deben ser la inflación y la productividad laboral. 

Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, dijo que las expectativas son muy bajas, porque están alrededor del 1,75 % y los analistas del mercado prevén un 1,80 %.

Mejía dijo que un aumento grande del salario en medio de la coyuntura, pone en peligro la recuperación de pequeñas y medianas empresas.

Image
La opinión
La Opinión