Escuchar este artículo

Cada día los venezolanos tienen más dificultades para comprar en Colombia

Martes, 21 de Febrero de 2017
La devaluación del bolívar es la principal razón que afecta a los ciudadanos del vecino país.

El bolívar en la frontera se ha devaluado 70% desde que se abrió el paso peatonal con Venezuela, al pasar de $2,40 el 13 de agosto de 2015, a 0$,75 ayer, situación que está mermando aún más el poder adquisitivo de los venezolanos que compran productos de la cesta básica en Cúcuta.  

En ese sentido, un kilo de harina de maíz que costaba $3.100 en agosto de 2015  equivalía a 1.291 bolívares con una tasa de $2,4, pero hoy, tras la cotización del bolívar a $0,75 ese kilo de harina a un venezolano le cuesta 4.133 bolívares, es decir tres veces más.

Igualmente, sucede con un kilo de arroz que en agosto tenía un precio de $2.890 el kilo (1.204 bolívares), ahora cuesta 3.853 bolívares, tras la devaluación de la moneda en el vecino país.

Las cifras dan cuenta que a pesar de que el gobierno venezolano autorizó transacciones en moneda colombiana a una tasa de cambio diferente al mercado fronterizo, para recuperar el valor de la moneda venezolana, la oferta y demanda siguen marcando el precio del bolívar.

Por otro lado, las trabas y las demoras en la autorización de transacción en moneda colombiana en las ocho oficinas del Italcambio en Venezuela, aún no han logrado el resultado esperado por el gobierno venezolano,  el bolívar sigue en caída libre, afectando la compra de productos de venezolanos.

Cuando se inició el paso peatonal de venezolanos en la frontera el promedio de compra era de $50.000 pesos, (20.833 bolívares) eso daba para comprar algunas productos de la cesta básica, pero hoy esos 20.833 bolívares equivalen a 15.624 pesos, mermando significativamente la compra de productos básicos.

 “Cada día a los venezolanos les cuesta más comprar los productos de la cesta básica en Cúcuta”, informó  la directora ejecutiva de Fenalco, Gladys Navarro.

Los empresarios están buscando alternativas y elaborando planes creativos con la finalidad de buscar nuevos mercado y lograr darle un impulso al comercio, que ya viene golpeado, desde hace más de cinco años, por la crisis de Venezuela, y se ha resentido aún más con el cierre de la frontera.

Navarro indicó que los empresarios cucuteños ya tienen claro que no se pueden hacer negocios con Venezuela, es por esa razón que industriales de calzado y textil ya están sustituyendo los negocios hacia otras regiones del país.

 

Image
Cenay Sánchez