Escuchar este artículo

Caída del bolívar presiona el contrabando de ganado

Miércoles, 23 de Noviembre de 2016
El precio del kilo del animal ha disminuido $700, según el Comité de Ganaderos de Norte de Santander.

La caída de la cotización del bolívar y el contrabando están presionando a la baja el precio del ganado que se comercializa en Norte de Santander, a pesar de los esfuerzos de las autoridades por frenar el paso ilegal de ganado en pie.

El precio del kilo ha disminuido $700, según informó el presidente del Comité de Ganaderos de Norte de Santander, (Coganor), Andrés Hoyos.

“A  un cebador el kilo de ganado se lo pagan en $3.700, mientras que en Bucaramanga o en otra zona del país lo pagan a $4.600; la diferencia la genera el ingreso del ganado de Venezuela que compite deslealmente con el que se produce en la región”, señaló el dirigente gremial.

El diferencial cambiario con el bolívar genera un rédito a favor del ganado venezolano, “en proporciones que hacen muy difícil el control total al contrabando”, señaló Hoyos.

Según cifras Coganor, el área metropolitana de Cúcuta necesita 250 animales al día, pero las estadísticas de las dos plantas de sacrificio de Cúcuta reportan que el sacrificio diario no superan las 80 cabezas de ganado.

En una reunión que sostuvieron ayer los ganaderos con la Asamblea en pleno, funcionarios del Instituto de Investigación Colombiano  (ICA), destacaron los problemas que enfrentan los ganaderos de la región.

En ese sentido, Carlos Alfonso Hernández, gerente seccional del ICA, informó que las autoridades sanitarias están alerta tras el ingreso de ganado ilegal, sin control sanitario.

Mientras un animal de 300 kilos cuesta $1,2 millones en Colombia, el ganado venezolano vale $300.000, por el diferencial cambiario, originando un problema sanitario en el departamento, ya que el país vecino no tiene un reporte oficial que lo certifique como libre de aftosa.

Los productores también manifestaron su preocupación sobre la posible liquidación de Frigonorte, “hemos tenido noticias desde Bogotá que se han tenido pérdidas de $600 millones y hay un riesgo muy grande de que cierren esta planta de sacrificio, los ganaderos nos hemos opuesto a este cierre”, precisó Hoyos.

Manifestaron que no  tiene sentido que por un lado se trate de formalizar e institucional la actividad ganadera, y que  por otro lado Friogán se cierre. Los ganaderos han acudido a todas las instancias para que este frigorífico no se cierre.  

Sobre la propuesta de la construcción de mataderos en los municipios, Hoyos indicó que es improcedente y desde el punto de vista económico inviable la construcción de mataderos municipales.

Image
Cenay Sánchez