Escuchar este artículo

Colombia se raja en competitividad digital

Martes, 19 de Junio de 2018
Argentina figura en el puesto 55, Brasil en el 57, Perú en el 60 y Venezuela cierra el indicador al colocarse en el lugar 63.

Colombia ocupa el puesto 59 entre 63 países en el Índice de Competitividad Digital elaborado por el Centro Mundial de Competitividad de la escuela de negocios IMD.

Pero el país cafetero no fue el único de Suramérica en ubicarse en la parte baja de la tabla. Argentina figura en el puesto 55, Brasil en el 57, Perú en el 60 y Venezuela cierra el indicador al colocarse en el lugar 63. Chile es el mejor del continente en el puesto 37.

De manera general, el informe revela que el 40 % de los países analizados (26 de un total de 63) muestran un cierto declive en la competitividad digital, ocho mantienen la misma posición que en 2017 y el resto sube ligeramente.

Este año, EEUU lidera el índice, tras ocupar el tercer puesto el año pasado y desplazando a Singapur al segundo lugar. Según el director del Centro Mundial de Competitividad del IMD, Arturo Bris, “Estados Unidos ha capitalizado sus mejoras en conocimiento”, gracias a la buena formación de los empleados y a la cuota que representan los empleos de carácter científico y técnico.

El estudio de la escuela de negocios suiza evalúa en qué medida un país adopta y explora las tecnologías digitales que llevan a la transformación de sus prácticas de gobierno, de los modelos de negocio y de las sociedad en general.

El indicador se basa en 50 indicadores reunidos en tres grandes factores: conocimiento, tecnología y preparación.

El primero de ellos se refiere al proceso de transformación digital que atraviesa un país mediante el descubrimiento, comprensión y aprendizaje de nuevas tecnologías.

La tecnología, el segundo factor, se define a través de las regulaciones legales que permiten su desarrollo, la disponibilidad de capital para inversiones en este sector y en la infraestructura tecnológica.

El factor de preparación indica a su vez hasta qué punto el gobierno, sector privado y la sociedad han adoptado tecnologías.

Image
EFE