Escuchar este artículo

El país necesita una nueva reforma tributaria en 2018

Viernes, 20 de Octubre de 2017
En Norte de Santander se necesita una reingeniería del sistema productivo.

Norte de Santander tiene todas las condiciones para soportar su crecimiento económico en base a las exportaciones y ser en 10 años una de las economías más fuertes del país. Pero, para lograr este objetivo, necesita una reingeniería de su sistema productivo.

Este fue el mensaje que le dejó Andrés Langebaek Rueda a los empresarios y voceros  gremiales de la región, en un encuentro que se desarrolló en las instalaciones de la Universidad Libre, seccional Cúcuta.

El director ejecutivo de estudios económicos del Grupo Bolívar, reconocido en el país pos sus análisis acertados sobre el desarrollo de la economía, indicó que una de las metas es subir el ingreso per cápita de exportaciones no tradicionales por habitante, que en el departamento es de 25 dólares.

El problema de Norte de Santander es que cuando el país tuvo buenas condiciones de crecimiento, esto no se evidenció en el desarrollo de la región. Un ejemplo de esto es que durante el último auge de buenos precios de  la industria petrolera, que se vivió entre 2009 y 2015, el departamento no tuvo una reducción importante en la línea de pobreza, indicó Langebaek.

Ahora, con la crisis de los precios del petróleo que aún le está pasando factura a las cuentas de los colombianos y a las finanzas del Estado, la situación es más difícil y por eso es importante mejorar niveles trascendentales para la evolución empresarial, como la innovación.

Sobre el futuro inmediato de la región, el analista indicó que aunque el Norte de Santander  viene de cuatro años seguidos de tener un Producto Interno Bruto (PIB) con variaciones superiores a los de la media nacional, este año y el próximo la aceleración puede ser menor, debido a al impacto que puede tener la menor dinámica de sectores como la construcción, que está viendo un menor flujo, sobre todo en los segmentos de vivienda de estratos altos.

En un anunció que dejó casi sin aliento al auditorio, Langebaek dijo a los empresarios que deben prepararse para una nueva reforma tributaria, que debería aprobarse en 2018 y empezar a aplicarse en 2019. 

De no implementarse un nuevo marco fiscal, el Gobierno Nacional corre el riesgo de quedarse casi sin recursos para inversión.

El analista también advirtió que las entidades, el departamento y el país deben tener en cuenta que el fenómeno migratorio desde Venezuela irá en aumento y la situación del país vecino se mantendrá como uno de los principales factores con incidencia negativa sobre las proyecciones de desarrollo de Colombia.

Image
La opinión
La Opinión