Escuchar este artículo

Empleados felices son un 31% más productivos

Miércoles, 22 de Marzo de 2017
La nueva tendencia en las empresas es la creación de los departamentos de la felicidad.

Un trabajador contento es un trabajador más productivo: con ese adagio coinciden los expertos en administración y recursos humanos. Precisamente por ello, diversas empresas, principalmente las calificadas como globales, le han apostado a diferentes mecanismos para lograr la felicidad de sus empleados.

Uno de ellos es la creación de los departamentos de la felicidad, una figura que en muchas organizaciones llegó a reemplazar el departamento de recursos humanos y cuya función es precisamente esa: mediar entre los empleados y la empresa para que las condiciones de los mismos sean lo más amenas posibles.

Una de ellas, y quizá la más conocida es Open English, la firma dedicada a la enseñanza del idioma inglés, que no solo innovó en la metodología utilizada para su propósito, sino también en el uso de este nombre para su departamento de talento.

El cargo es dirigido por Alain Lagger, quien se encarga de generar buen clima organizacional y, sobre todo, de que los trabajadores de Open English vivan la experiencia de valor de la compañía a diario. 

De acuerdo con el decano de la facultad de Administración de Unicafam, Édgar Villamizar, este tipo de conductas que adoptan las empresas son muy positivas cuando realmente muestran el compromiso de las empresas para con sus empleados. “Cuando nos sentimos comprometidos y motivados como empleados con lo que estamos haciendo y, en contraprestación, hay un respaldo de la organización, hay cambios en la cultura de productividad de las empresas”, dijo Villamizar.

Diferentes estudios y el Centro de Psicología Álava Reyes han indicado que la productividad de las empresas incrementa, en promedio, 31% cuando se preocupan por la felicidad de sus empleados. Además, con esto también mejora la salud de los trabajadores en cerca de 21%.

No obstante, tanto Villamizar como la socia de la firma reclutadora de talento humano Talengo, María Fernanda Jaramillo, concuerdan con que los esfuerzos de la creación de este tipo de departamentos no funcionarían si las empresas no adoptan realmente políticas para ello. 

“Los departamentos de gestión humana, de la felicidad, de la iluminación, o el nombre que quieran ponerle, son áreas de servicio interno. El nombre dice muchas cosas, pero lo importante es que esa promesa de valor se pueda ver y sea coherente con lo que la empresa está ofreciendo”, dijo Jaramillo.

Image
Colprensa
Colprensa