La quiebra asusta a dueños de negocios en La Salle

Lunes, 22 de Abril de 2019
Luego de que la IPS, prestadora de servicios a Medimás, fuera sometida a vigilancia especial por la Supersalud.

En octubre del año pasado, la clínica Esimed La Salle cerró sus puertas, luego de que la IPS, prestadora de servicios a Medimás, fuera sometida a vigilancia especial por la Supersalud.

El cierre no solo afectó a los usuarios de la entidad sino también a los comerciantes del sector, ya que sus clientes potenciales eran médicos, pacientes y visitantes de la institución.

Yolanda Patiño, dueña de uno de los locales, señaló que antes atendían más de 200 personas y que ahora no alcanzan ni las 50. 

“Estamos sacando ahorros y sobreviviendo con eso. Antes, el negocio beneficiaba a seis familias, ahora somos solo dos y estamos al borde de la quiebra”, dijo Patiño.

Agregó que esta ha sido la peor crisis desde que tiene el negocio, hace ocho años, y que debido a la inseguridad, tanto indigentes como venezolanos asedian a los pocos clientes que llegan. 

Jhon Agudelo, encargado de una compraventa de carros ubicada en lo que era el parqueadero de urgencias, dijo que la falta de vigilancia ha provocado que se lleven hasta los rines de los autos.

A metros de ahí, en la calle 8 con avenida 2, hay una droguería con siete años de antigüedad. 

Daniel Angarita, administrador del sitio, explicó que por la situación quitaron el servicio de 24 horas y despidieron a 2 empleados. 

Aclaró que si la clínica no abre en los próximos meses, cerrarán.

Esta decisión  ya fue tomada por Braulio Castro, un comerciante con 16 años en la zona.

Castro afirmó que está en quiebra por que hace 8 meses compró el negocio que estaba al lado del suyo y perdió la inversión de 23 millones de pesos al tener que cerrarlo.

Aseguró que ahora vende 100.000 pesos diarios y que antes vendía hasta 1 millón.  

Al igual que Adelaida Sánchez, que pasó de hacer 60 salpicones a vender 20 y que la está ‘guerreando para no tirar la toalla e irse del lugar’. 

Claudia Peñaranda, gerente regional de Medimás, dijo que, pese a que no hay fecha de reapertura, lo más probable es que sí vuelva a abrir sus puertas.

Geraldine León - Practicante de periodismo