Escuchar este artículo

Los ganaderos del Táchira demandan mejores precios

Martes, 7 de Julio de 2020
Los productores de la zona estiman que el litro de leche a puerta de corral debería cancelarse al menos a 60.000 bolívares ($1.000).

El norte  y sur del Táchira, se caracteriza por su alta producción agropecuaria, que en el norte genera cerca de 300.000 litros diarios de leche. Sin embargo, estos niveles de producción no son suficientes para sostener las fincas, debido al reciente descenso en los precios de compra impuesto por las empresas procesadoras de lácteos, lo que ha encendido las alarmas en los ganaderos.

Los productores de la zona estiman que el litro de leche a puerta de corral debería cancelarse al menos a 60.000 bolívares ($1.000). Hace tres meses, antes del inicio de la cuarentena, se cancelaban $1.200 por el litro de leche en la finca y actualmente los productores reciben solo $647 por litro, lo que hace que el gremio pierda cerca de un 45 % de sus ingresos habituales.

Según Edgar Medina, presidente de la Asocación de Ganaderos del Táchira, los más de 8.000 productores lácteos de la entidad vienen trabajando a pérdida, porque dependen del precio que se establezca por parte de las empresas procesadoras.

“Hemos sostenido reuniones con el gobierno nacional para que el precio se establezca a 30 centavos de dólar, pero hay mafias que quieren manejar el precio de la leche para pagar un monto irrisorio”, explicó.

Isidro Uribe, vocero de los productores de la zona norte, destacó que en los últimos dos meses denunció que los productores están sufriendo grandes pérdidas, “las empresas alegan que sus productos no están teniendo salida en el mercado”, dijo al explicar que la baja demanda ha disminuido los precios, mientras que los costos de producción, no se mantienen, y se han dolarizado.

“Hoy, los costos de producción son mayores a los de comercialización”, dijo Uribe y señaló que aunque los precios de venta de quesos, sueros, natas, entre otros productos, se han mantenido relativamente estables, los precios para el productor se han reducido casi a la mitad.

Image
Eilyn Cardozo