Escuchar este artículo

Oficios del hogar alejaron a las mujeres del mercado laboral

Jueves, 8 de Julio de 2021
Estrategias de reconversión laboral y reactivación de sectores afectados por la pandemia, las claves para que las mujeres recuperen el empleo.

En 2020 se registró una contundente salida de mujeres de la fuerza laboral, quienes, por tener que atender las demandas de cuidados en sus hogares, no retomaron la búsqueda de empleo.

A su vez, la pandemia y las medidas de mitigación tomadas por los Gobiernos para prevenir el contagio, como las cuarentenas obligatorias, ocasionaron un mayor impacto en términos de empleo en sectores como el comercio, el turismo y la manufactura, siendo estos tres sectores intensivos en empleos femeninos.

Así se evidenció en el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la Consejería presidencial para la equidad de la mujer y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) sobre  la reactivación de la mujer en el mercado laboral.

Antes de la pandemia, la tasa de desocupación en las mujeres era de un 13,7% y en 2020 subió 6,8 puntos porcentuales ubicándose en 20,5. Los datos muestran que hasta el primer trimestre de 2021 no se han alcanzado los niveles de ocupación registrados previos a la pandemia.

De hecho, el impacto ha sido tal que las tasas de ocupación femenina registradas en el trimestre abril-junio 2020 (35,3%), históricamente no se registraban desde hace más de dos décadas.

Sin embargo, según el DANE, el total de mujeres ocupadas a nivel nacional, en mayo de 2021, se incrementó 20,7% frente a mayo de 2020; por su parte, el número de hombres ocupados aumentó 17,2%.

Según rangos de edad, el mayor incremento de ocupados se presentó en las personas de 25 a 54 años, con  2 millones de personas más, de las cuales 1,1 millones eran hombres y 864.000 eran mujeres.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, las mujeres dedican 8 horas diarias en promedio a las labores de cuidado, mientras los hombres dedican 3 horas y 7 minutos.

Para Alexander Botello, economista y  Coordinador del Programa de Economía de la Universidad de Pamplona, “en efecto, en el mercado laboral de Colombia se puede observar que existe una brecha laboral histórica entre sexos, por ejemplo, para el trimestre enero-marzo de 2021 en el país, las mujeres afrontaron una mayor tasa de desempleo (21% frente a 12% en los hombres). Aunque también participan menos en el mercado laboral (49,7% frente a 72,1%), estas desalentadoras cifras que son apenas un breve bosquejo de la brecha laboral entre sexos, puede deberse a múltiples razones, entre ellas, económicas y socio-culturales”.

Además, cuenta Botello que “existen territorios cuyo aparato productivo se concentra en actividades que requieren alto esfuerzo físico y donde se corre un alto riesgo de lesiones o accidentes y  donde solo deben laborar los hombres, entonces, si un territorio se concentra en estas actividades habrá más oportunidades laborales para un sexo en particular en el marco de la construcción de género y del aparato productivo”.

Más trabajo no remunerado

Por otra parte, según Botello, los roles de género socialmente construidos, influyen en la economía del cuidado y condicionan la participación de las mujeres en el mercado laboral de las actividades remuneradas, es decir, las mujeres trabajan más que los hombres en el trabajo doméstico el cual no es remunerado, por ejemplo, las actividades del cuidado directo y el cuidado indirecto como el cuidado de niños, adultos mayores y enfermos, y los quehaceres del hogar.

“Sumado a lo anterior, en las mujeres se manifiesta lo que llaman la doble jornada. Mujeres que además de trabajar en una actividad remunerada llegan luego de su jornada y siguen trabajando en las actividades del cuidado, tanto directo como indirecto, lo que hace más exigente para las mujeres el trabajar, inclusive, participar”, sostuvo Botello.

Al observar la evolución del índice de la población ocupada, tomando como referencia enero de 2020, se evidencia que la mayor contracción de ocupación mensual fue en abril.

En julio de 2020 se registró la brecha más alta entre hombres y mujeres alcanzando una diferencia de 14 puntos porcentuales. Desde entonces se registró una recuperación sostenida hasta febrero del 2021 pero en abril todavía hay 12,3 menos de mujeres ocupadas.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión