Escuchar este artículo

Propuesta de salario por regiones no es viable para Cúcuta

Miércoles, 29 de Noviembre de 2017
La tasa de informalidad laboral del 70% de la ciudad es uno de los factores que impide esta iniciativa.

Si la propuesta del salario regional prospera, los trabajadores de Cúcuta serán los menos beneficiados; pues el aumento del sueldo se determinaría por la productividad de las regiones. 

Mario Zambrano, docente de economía y director del programa Cúcuta Cómo Vamos. expresó que esta iniciativa no es viable ya que la ciudad cuenta con una tasa de informalidad laboral del 70%.

Expresó que, según el Departamento de (Dane), la informalidad depende de la cantidad de personas que trabajan en una empresas (menos de 5 personas) o carecen de un contrato y prestaciones de ley.

Lea además Informalidad en Cúcuta llega al 71% de la población ocupada

Además, según cifras de la Cámara de Comercio de Cúcuta, el 96,4% del aparato productivo de Norte de Santander está conformado por  microempresas.

La propuesta de salario regional establece una relación  entre productividad e inflación (costo de vida), por lo que se segmentó a las regiones en cuatro grupos. 

El primero de ellos, con informalidad baja, está integrado por Bogotá, Manizales y Medellín.

En el grupo dos, con informalidad media, aparecen Barranquilla, Cali, Pereira, Cartagena, Tunja y Popayán.

Pasto, Villavicencio, Ibagué, Neiva y Armenia pertenecen al grupo tres, con informalidad alta.

Y en el grupo 4, con informalidad muy alta, están Cúcuta, Montería, Florencia, Valledupar, Quibdó, Riohacha, Santa Marta y Sincelejo. 

La propuesta del Banco de la República establece dos mecanismos para aplicar el salario regional.

La primera consiste en que a las ciudades de la primera categoría se les hará un aumento teniendo el cuenta la inflación esperada, de largo plazo, más la estimación de la productividad laboral.

En ese sentido, al segundo grupo de ciudades, no se le aumentaría el salario, si no que se le aumentaría el 75% de lo que se le aumentó al primero.

Así mismo, al tercer grupo se le aumentaría el 50% de lo que se le aumentó al primero y al último grupo (el de la informalidad muy alta) solo le correspondería un aumento del 30%.

Según los autores de la iniciativa, la informalidad es resultado de la baja productividad de las regiones. 

La segunda alternativa de aumento establece que durante el primer año solo se le incremente el salario al primer grupo, de igual forma, partiendo de la meta de inflación más un aumento de la productividad de la mano de obra, a las tres zonas restantes se les dejaría el salario constante.

Luego del tercer año de aplicada la propuesta, al segundo grupo se le pondría el salario al mismo nivel del primero.

El tercer y cuarto grupo de ciudades recibirían ese mismo aumento, un año después, respectivamente.

Katherine Villamizar | Practicante de periodismo

Image
La opinión
La Opinión