Escuchar este artículo

Abren o no abren

Jueves, 27 de Mayo de 2021
Luego de que se anunciara por parte de Colombia que el primero de junio estará rehabilitado el paso peatonal por los puentes internacionales, muchas palabras han sido expresadas desde el otro lado del río Táchira.

En un enredado cruce de afirmaciones que parecen no tener concordancia y que abren interrogantes y dejan mucha incertidumbre, es lo que se registra hasta el momento en Venezuela con relación a la  posibilidad de una reapertura de la frontera.

Luego de que se anunciara por parte de Colombia que el primero de junio estará rehabilitado el paso peatonal por los puentes internacionales, muchas palabras han sido expresadas desde el otro lado del río Táchira.

En Norte de Santander y el área metropolitana de Cúcuta se sintió hasta el alivio de que todo fluiría de tal manera, que pronto podríamos hasta volver a restablecer el intercambio comercial por los pasos aduaneros.

La esperanza surgió al escuchar al representante del gobierno del presidente Nicolás Maduro en el Táchira, Freddy Bernal, cuando la semana pasara indicara, que es “la única persona” con la capacidad política para quitar los contenedores que desde el año 2019 se encuentran sobre los puentes internacionales, luego de que gobernador Silvano Serrano revelara la fecha de la reapertura desde Colombia.

Y mientras el gobierno del presidente Iván Duque anticipó que el pico y placa sería uno de los mecanismos de restricción que se aplicaría para un paso controlado y con bioseguridad, aparecieron las contradicciones en territorio venezolano.

Resulta que Bernal alcanzó a plantear una conversación directa con Serrano “para que conversemos y vayamos a abrir la frontera de Colombia con Venezuela y reactivemos la dinámica económica y comercial”, lo cual también fue interpretado como un paso seguro hacia la apertura conjunta.

Pero todo cambió al conocerse despachos internacionales de noticias en los que Maduro notifica que “por las buenas se puede, con controles, abrir las fronteras. Por las malas, nada”, dijo Maduro, quien acusó a Duque de buscar “perturbar la frontera” para “desviar la atención” de las multitudinarias protestas que paralizan su país.

“Están hablando de abrir la frontera de manera unilateral desde Colombia. Yo les digo: nada unilateral va a funcionar”, fue lo expuesto por el presidente venezolano.

E incluso Maduro llegó a lanzar la afirmación de que “solo quieren usar la apertura de la frontera para perturbar y mandarnos esas variantes más peligrosas que la brasilera para contaminar a Venezuela. Así lo denuncio”.

Y en ese duelo verbal que ya es muy famoso en el vecino país entre la oposición y el gobierno, la opositora gobernadora tachirense Laidy Gómez le contestó: “Le exijo que reconsidere la decisión de no abrir la frontera para las condiciones de canales humanitarios y para la activación de la economía formal”.

Así con ese marco referente en Venezuela, lo que parece que ocurrirá inicialmente es que Colombia permitirá nuevamente el flujo de peatones por los puentes que conectan con San Antonio, Ureña y Boca de Grita, como ocurría hasta el 14 de marzo del año pasado, cuando fue cerrado por la pandemia.

Y paralelamente seguirán los contactos empresariales con las autoridades tachirenses para seguir en la búsqueda de una apertura gradual que permita el tránsito de mercancía de importación y exportación como venía sucediendo anteriormente, pero que ahora no se hace por este puerto terrestre de Táchira y Norte de Santander, sino por Paraguachón, entre La Guajira y el estado Zulia.

Image
La opinión
La Opinión