Al oído de Duque

Jueves, 15 de Abril de 2021
En esta nueva visita que nos hace el presidente, quien fuera el más votado en Norte de Santander, sería bueno que despejara de una vez por todas algunas dudas que como región fronteriza nos asaltan, preocupan y generan más de una inquietud.

En esta nueva visita que nos hace el presidente Iván Duque, quien fuera el más votado en Norte de Santander, sería bueno que despejara de una vez por todas algunas dudas que como región fronteriza nos asaltan, preocupan y generan más de una inquietud.

Una de ellas es la que debió haber leído o que tal vez le llegó a alguno de sus asesores, es el constante pedido de los gremios económicos y otras organizaciones para que se intente reabrir esta frontera al menos para el paso de mercancías, tal y como sucede en La Guajira por el sector de Paraguachón, en donde no se ha interrumpido.

Han sido incesantes los pedidos y las reuniones y también abundantes los documentos en ese sentido, razón por la cual sería bueno que durante su visita de hoy el jefe de Estado en su programa de televisión o desde Gramalote o El Zulia, diera alguna seña sobre el tema. Escuchar una respuesta de su voz con los respectivos argumentos despejará muchas dudas.

Un no- como es lo que se presume- tendría una fresca argumentación como la expuesta por la canciller Claudia Blum ante la ONU, en el sentido “que la dictadura busca nuevamente desviar la atención internacional frente a su relación cómplice con grupos de narcotraficantes y terroristas, mientras toda la evidencia confirma que se trata de un régimen totalitario que no respeta ningún marco de legalidad”.

Pero será igualmente indispensable que el presidente le explique a la región por qué en esta zona el paso fronterizo debe de seguir con candado, mientras que por territorio guajiro no hay restricción al comercio binacional.

Esa duda es muy importante que quede de una vez despejada por parte del Presidente Duque, con alternativas para el empresariado   que insiste en sentirse impactado por el prolongado cierre luego de que se rompieran las relaciones diplomáticas hace más de dos años.

Pero también para Cúcuta, que estaba altamente esperanzada en el impulso que le diera a su economía las Zonas Económicas y Sociales Especiales (ZESE), sería bueno oír en su propia voz cómo va ese proyecto, porque hoy más que nunca se necesita que florezca.

Ese necesario empujón a las ZESE por parte del mismo presidente, es necesario y de una evidente importancia, máxime cuando los indicadores socioeconómicos analizados por el mismo DANE y Cúcuta Cómo Vamos, señalan que es necesario un ‘estartazo’ para la economía local.

En momentos que se registra esta nueva visita presidencial la evidencia es, que la región necesita con urgencia un plan de choque contra el desempleo y atacar ese mal endémico de la informalidad laboral que nos ha agobiado desde antes de la pandemia, en el cual ya se está trabajando con el respaldo de la Vicepresidencia encabezada por Martha Lucía Ramírez y la alcaldía de Jairo Yáñez, buscando capacitar y formalizar mediante cooperativas a algunos grupos de vendedores ambulantes.

Y para nadie es un secreto que eso no pueden hacerlo solos los diferentes renglones de la economía, porque muchos de ellos, a pesar del esfuerzo que han hecho, todavía avanzan a paso muy lento en la recuperación.

La mano del Estado es fundamental para una región como la nuestra que, por demás, es atípica y de verdad que requiere de mayores esfuerzos para ayudarla a superar esta crisis que se ha multiplicado por razones del desempleo, la informalidad, el flujo migratorio, el conflicto armado, el narcotráfico, acumulación de males, algunos de los cuales ya azotaban esta región desde antes de que nos golpeara la pandemia.

Image
La opinión
La Opinión