Escuchar este artículo

Comando Operacional

Jueves, 7 de Octubre de 2021
“Este grupo nace para fortalecer todas las capacidades operativas, para trabajar con indicadores claros, para avanzar en el cumplimiento de las metas”, presidente Iván Duque.

Villa del Rosario y Cúcuta estuvieron en el foco nacional y latinoamericano por los actos relacionados con el Bicentenario de la Constitución de 1821, razón por la cual tuvimos aquí al presidente Iván Duque, quien anunció la activación de otro plan de combate contra los factores generadores de violencia en el departamento.

Esperemos entonces que en seis meses -por poner una fecha- los resultados comiencen a estar dentro de lo previsto y que la región  empiece a notar que la fase militar de esa lucha es favorable.

Norte de Santander con las vastas  regiones cultivadas con hoja de coca, la producción de cocaína que lo pone entre los primeros del país y la presencia de todos los actores armados, presenta serias dificultades de seguridad ciudadana y de violencia generalizada.

Hay que hacerle fuerza para que se alcancen las metas trazadas con la reorganización en la manera de operar de las Fuerzas Militares en contra de la disidencia de las Farc, especialmente el frente 33, el Eln y las Autodefensas Gaitanistas, como lo explicó el ministro de Defensa, Diego Molano.

Mirándolo desde el campo de operaciones, municipios como Cúcuta (con su zona rural) y los que hacen parte de la región del Catatumbo, que en estos momentos presentan los mayores  impactos en materia de homicidios, ataques a la población civil, desplazamientos, desapariciones, intimidaciones y asesinatos de líderes sociales, son  el objetivo específico del Comando Específico de Norte de Santander.

Interpretando, en una primera lectura, lo señalado por el presidente Iván Duque, cuando oficializó la entrada en acción de ese nuevo esquema de lucha, en esta ocasión atacar la estructura económica del narcotráfico y de los grupos armados ilegales será parte fundamental en el esquema de lucha.

Ahí es donde se encuentra, precisamente, uno de los aspectos en que debe enfocarse una buena parte del combate, con el propósito de que la cadena económica del crimen organizado sea rota y de esa forma su poder de fuego, de intimidación y de corrupción, será fuertemente debilitado.

Es importante también la siguiente orden del presidente Duque que en la Brigada 30 de Cúcuta escucharon ayer los miembros del Comando Específico: “este grupo nace para fortalecer todas las capacidades operativas, para trabajar con indicadores claros, para avanzar en el cumplimiento de las metas”.

Pero como la frontera con Venezuela ha mostrado serias complicaciones en materia de inseguridad, la zona limítrofe entre Norte de Santander y Táchira también estará en el eje de ese plan, puesto que buena parte las organizaciones del crimen tienen una conexión por el manejo de rutas, de economías ilegales y trata de personas.

La responsabilidad es inmensa, puesto que los nortesantandereanos y cucuteños tienen en estos momentos unos altos índices de percepción de inseguridad muy altos, que son reflejo de las situaciones que a diario los afectan, porque no hay que olvidar que al desbordarse los problemas de orden público en zonas que creemos lejanas como el Catatumbo o los corregimientos o la frontera, pues  se refleja en problemas de seguridad en los barrios.

En nuestro caso debemos recordar que, por un lado, geográficamente estamos conectados, y por otros asuntos como el microtráfico están ligados ahora con muchas de  las organizaciones que están cometiendo toda clase de delitos en la región.

Por tal motivo,  la afirmación del presidente Iván Duque de que el comando estratégico con “hombres abnegados y valientes estarán en todo el territorio acompañando a los ciudadanos para liberarse del acecho criminal”, sea la fórmula para desde la parte operativa arrinconar la delincuencia común y organizada.

Image
La opinión
La Opinión