Escuchar este artículo

Contra el desempleo

Domingo, 5 de Junio de 2022
Definitivamente hay que luchar para poder controlar, en niveles tolerables, este complicado problema.

Otro favorable procedimiento para ayudar a disminuir el desempleo se cumplió en Cúcuta, donde en una jornada 1.732 personas consiguieron trabajo, lo cual equivale a que igual número de hogares podrá contar con recursos para atender sus necesidades.

#AliadosXEmpleo es la estrategia que en ese sentido desarrolla la Alcaldía de Cúcuta, en la que en esta oportunidad 53 empresas ofrecieron las vacantes para quienes cumplieron los requisitos exigidos y fueron inmediatamente contratados. Esta feria contó con el apoyo del SENA, Comfanorte y Comfaoriente.

Por un lado el alcalde Jairo Yáñez al destacar las bondades de ese plan de su administración para enfrentar la desocupación, afirmó que el verdadero héroe en esta recuperación es el sector empresarial.

Pero también debe resaltarse que incluso es una forma indirecta de enfrentar la informalidad laboral, que tanto pesa y afecta a la ciudad, porque los empleos que se ofertaron cumplen con todas las prestaciones de ley.

En momentos que el desempleo es uno de los males que más agobia a la gente, entre ellos muchos jóvenes, la realidad indica que todo lo que se haga para reducirlo igualmente irá generando mayor bienestar en las familias, ayudando a reducir los índices de pobreza.

Y frente a la efectividad de esta feria de empleo en la que ese número de personas consiguieron trabajo, tiene razón lo dicho por el secretario de Desarrollo Social, Sergio Maldonado, sobre la facilidad que este tipo de espacios permiten que los cesantes y los empresarios se encuentren, hagan las conexiones y de una vez logren la respectiva vinculación.

El último reporte del DANE reseñó que en la ciudad el desempleo en el trimestre febrero-abril se situó en 13,9%, llegando ya muy cerca al promedio nacional que en este momento se encuentra en el 12,9%.

Y en medio de esto hay que tener presente el compromiso del alcalde Yáñez de tener “para diciembre una cifra cercana a un dígito en el desempleo” en la capital de Norte de Santander, que ojalá se alcance.

Sin embargo, es igualmente indispensable tener presente la urgencia de no solo ser una ciudad altamente comercial, sino que la industrialización y el fortalecimiento en ramas de la tecnología tengan mayor trascendencia en el modelo de desarrollo.

Hacer eso en coordinación con el nuevo gobierno e impulsar la inversión local, nacional y extranjera en el campo de la productividad, en los ejes industrial y agropecuario, es esencial para edificar una base estructural que evite la destrucción de los puestos de trabajo.

Y en ese mismo sentido es fundamental un mayor respaldo a las pequeñas y medianas empresas de la ciudad en materia de créditos blandos y apoyos para potenciar sus maquinarias y equipos y de  consecución de mercados, con el fin de fortalecer ese tejido y elevar los niveles de empleos generados por cada una de esas unidades productivas, que bien podrían recibir otros incentivos por generar más puestos de trabajo.

Luego todavía hay mucho por hacer antes de cantar victoria. Es mejor seguir en esa lucha sin descanso contra el desempleo y el subempleo para no solo llegar a los  niveles en que estábamos antes de la llegada de la pandemia, sino para definitivamente poder controlar en niveles tolerables este complicado problema.

Por último hay que resaltar lo que dijo el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, sobre la sostenida reducción del desempleo en la región y la generación de 18.000 ofertas de trabajo en el primer trimestre del presente año. Ese dato es un indicativo de que en una industrialización de esta parte del país serían muchísimos más esos empleos y la informalidad también podría tender a bajar drásticamente.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda