Escuchar este artículo

El nuevo Fiscal General

Sábado, 1 de Febrero de 2020
Los colombianos quieren un Fiscal que cumpla en forma correcta sus deberes y que los haga cumplir también a sus subalternos y colaboradores

Por fin los magistrados de la Corte Suprema de Justicia resolvieron hacer a un lado sus discrepancias y aprensiones, y el pasado jueves procedieron a elegir al doctor Francisco Barbosa como nuevo Fiscal General de la Nación.

El país estuvo nueve meses sin fiscal en propiedad, tras la aparatosa salida del polémico Néstor Humberto Martínez Neira, y el proceso de elección de su sucesor se extendió por un mes desde la presentación de la respectiva terna por parte del presidente Iván Duque. 

Increíble y desconcertante este largo periodo de interinidad y vacíos si se tiene en cuenta que Colombia es un país sitiado y acosado por todas las formas delincuenciales y donde la criminalidad está a la orden del día.

El doctor Barbosa, abogado de la Universidad Sergio Arboleda, fue elegido por unanimidad – lo que constituye una buena y alentadora señal – de la terna en la que también fueron incluidos los distinguidos juristas María Clara González y Camilo Gómez.

Por su formación académica y su solvencia ética y moral, su elección ha sido bien recibida y ha merecido comentarios elogiosos y favorables de diferentes sectores de la sociedad colombiana. Se ha destacado el hecho de que es un hombre estudioso y ponderado, sin el ánimo pendenciero y camorrista de su antecesor Martínez Neira, y lejos de ambiciones políticas y electoreras.

Los colombianos quieren un Fiscal que cumpla en forma correcta sus deberes y que los haga cumplir también a sus subalternos y colaboradores. Son muchos y complicados los problemas de la Justicia en Colombia, y los retos que enfrenta el nuevo fiscal son igualmente enormes. 

La corrupción es quizá el principal desafío para el nuevo jefe del ente acusador. En la lucha contra este flagelo no puede haber tregua y así lo ha entendido el doctor Barbosa. Y como él mismo lo ha señalado en sus primeras declaraciones a la prensa, la tarea hay que desarrollarla con decisión y coraje en todo el territorio nacional, y no solamente desde el búnker de Bogotá.

Es que para nadie es un secreto, que los corruptos están extendidos por todo el país y muchas veces actúan a sus anchas, porque tienen amigos y aliados en las dependencias públicas y en los despachos judiciales. No va a ser fácil la tarea que espera al doctor Barbosa y el país debe estar plenamente consciente de esta situación.

Otra tarea compleja que espera al nuevo Fiscal es la de poner contención a la persecución y los asesinatos de los líderes sociales y de los exguerrilleros desmovilizados que le apostaron a la paz y se han ido reincorporando a la vida civil y a la sociedad. No pueden ser recibidos a tiros con sus familias como ha venido ocurriendo en regiones del país como Norte de Santander. 

El Estado – con sus instituciones, fuerza pública y sus agentes y autoridades – tiene la obligación de protegerlos, y de perseguir y capturar a sus agresores.

El recién elegido fiscal se ha comprometido en el esclarecimiento de los feminicidios y en desarrollar una política efectiva de prevención y defensa de las mujeres, los niños, las niñas y los adolescentes que siguen siendo víctimas de los grupos armados delincuenciales de todas las pelambres.

Al nuevo Fiscal General de la Nación hay que desearle éxitos en su lucha contra todas las formas de delincuencia y criminalidad y estamos seguros que para esto contará con el apoyo y la colaboración de todos los colombianos de bien.

Image
La opinión
La Opinión