Escuchar este artículo

Misión cumplida

Viernes, 5 de Mayo de 2017
Los nortesantandereanos han podido medir la importancia de contar con un dirigente de la talla y conocimientos de Cristo.

Desde ayer y hasta mañana domingo, se encuentra en el departamento el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, cumpliendo una agenda que incluye reuniones con gremios y empresarios, con la clase política, inauguración de algunas de sus obras en varios municipios y rendición de cuentas ante sus coterráneos, lo que indica que está próximo su retiro del ministerio.

Los nortesantandereanos han podido medir la importancia de contar con un dirigente de la talla y conocimientos de Cristo en uno de los cargos más importantes, si no el más importante del gabinete nacional, en uno de los períodos más complicados para el país, pero en particular para Norte de Santander, a causa de la turbulencia política generada por el proceso de paz, a lo que se le ha venido sumando la compleja problemática de la frontera, ante la grave situación que enfrenta el país vecino.

Y decimos que se ha podido medir, porque independientemente de los partidismos políticos, es pertinente reconocer que en los últimos cuatro años las tareas que figuraban como prioritarias para el desarrollo de la región, se han cumplido a cabalidad; en gran medida, muchas de estas tareas, que incluyen importantes desembolsos de recursos, se han logrado por el impulso que Cristo les ha dado con el Gobierno Nacional. Sin él, quizás muchas de estas no se hubieran logrado.

Obra pública para mitigar el desempleo, con inversión nacional apoyando a la regional en vías, anillos viales, puentes y un puente binacional de gran talla; un importante inventario de unidades de vivienda que hacen parte de los programas de casas gratis del gobierno, subsidios a la gasolina y aumento de los cupos,  son algunos de los proyectos que pueden mencionarse. 

Pero quizás el más importante tiene que ver con la materialización de los proyectos de infraestructura de cuarta generación, que se venían pidiendo desde hace décadas como una fórmula para conectarnos con Colombia y dejar de depender de Venezuela. Entre estas ambiciosas obras a realizarse en los próximos 4 años pueden contarse la entrega de la licitación de la doble calzada Cúcuta-Pamplona y Bucaramanga, la mejoría notoria de la carretera a Ocaña y la licitación para adjudicar la semana entrante del edificio inteligente de la Fiscalía General de la Nación. 

A todo esto hay que sumar las inversiones en cámaras de seguridad, CAI y estaciones de policía, patrullas y motocicletas, destinadas por el ministerio a mejorar la seguridad y combatir el contrabando en la ciudad y municipios aledaños. También el impulso definitivo a proyectos estratégicos como el Acueducto Metropolitano. 

A veces quizás todo esto es difícil de creer, pues hemos visto pasar por la ciudad a muchos presidentes con sus promesas para la región, siempre incumplidas; este Gobierno –especialmente en los últimos tres o cuatro años–ha cumplido muchas de las obras que toda la vida se habían pedido en vano para el Norte de Santander.

Muy seguramente, esto se le debe en buena medida a la presencia y posiciones ocupadas por Juan Fernando Cristo, en su último año como senador en la presidencia del Senado y en los casi tres años que cumple en el Ministerio del interior.

El presidente Santos ha contado en este último período con un nortesantandereano que ha sido factor primordial en la implementación de los acuerdos de La Habana, que ha sido estratégico en el congreso para el desarrollo y aprobación de de todas las leyes que componen el Proceso de Paz.

Aunque este logro hoy no sea comprendido en su dimensión completa por buena parte de los colombianos, seguramente en un futuro no muy lejano, el país le reconocerá a la dupla Santos-Cristo la trascendencia de todo lo desarrollado en La Habana y de lo implementado en el Congreso de Colombia. 

Podemos decir entonces, que el ministro Cristo le cumplió a cabalidad al país y a su región.

Image
La opinión
La Opinión