Escuchar este artículo

Pandemia y cambio climático 

Domingo, 31 de Octubre de 2021
Esta cumbre aborda la pandemia y procurará fomentar una recuperación económica sólida. Hay dirigentes y organizaciones que han expresado su preocupación, pues consideran que el G20 no está haciendo lo necesario para limitar el calentamiento global.

Los líderes y gobernantes de las veinte principales economías del mundo se han vuelto a encontrar desde ayer en Roma, en forma presencial por primera vez desde que estalló la pandemia del coronavirus hace más de año y medio en China, con un altísimo y aterrador balance de muertos y contagiados, además de los devastadores desastres en casi todos los sectores de todas las partes del planeta.

Además de la pandemia, en esta ocasión los líderes mundiales han concentrado sus esfuerzos y energías en los estragos del cambio climático y la crisis de los migrantes.

En su saludo de bienvenida a los dirigentes, el primer ministro italiano, Mario Draghi, expresó su preocupación y alarma por estos fenómenos y pidió actuar en forma rápida y contundente,

El Centro de Convenciones La Nuvola en la capital de Italia, se ha convertido en el epicentro de las miradas de los países industrializados y los que están en vías de desarrollo. Entre los invitados se encuentra el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Inicialmente, los líderes del mundo trabajaron en las sesiones de Economía Global y Salud Global.

Como resulta apenas obvio, las medidas de seguridad son amplias y estrictas, con alrededor de 5.300 miembros del personal de seguridad de servicio en Roma. Una parte importante de la zona euro, donde se celebra la cumbre, fue cerrada al tráfico civil.

Esta cumbre aborda la pandemia del coronavirus y procurará fomentar una recuperación económica sólida e impulsar la cooperación mundial. Hay dirigentes y organizaciones que han expresado su preocupación y alarma pues consideran que el G20 no está haciendo lo necesario para limitar el calentamiento global a 1,5 °C.

También se espera que las reuniones aborden las crisis migratorias y otras cuestiones geopolíticas.

Inicialmente, el primer ministro italiano, Mario Draghi, se reunió el viernes con el presidente estadounidense, Joe Biden, en Roma.

Según un comunicado de su oficina de prensa, la reunión “se centró en la excelente cooperación entre la presidencia italiana del G20 y los Estados Unidos para abordar los principales desafíos globales: las luchas contra la pandemia y el cambio climático, la recuperación económica, el fortalecimiento del orden multilateral basado en reglas”. 

Draghi y Biden también discutieron las relaciones bilaterales y asuntos internacionales como Afganistán y Libia. 

Por separado, la Casa Blanca dijo que los líderes “discutieron los desafíos a la seguridad en la región del mar Mediterráneo y reafirmaron la importancia de los esfuerzos de la OTAN para disuadir y defenderse de las amenazas desde todas las direcciones”.

Los líderes también reafirmaron su compromiso inquebrantable con la relación bilateral y con el vínculo transatlántico, incluso a través de la OTAN. Hicieron hincapié en la importancia de la asociación entre Estados Unidos y la UE, incluido el trabajo en curso para garantizar que las reglas que rigen la economía del siglo XXI se basen en valores democráticos compartidos”, agregó la presidencia norteamericana.

Los países miembros del G20 son Turquía, EE. UU., Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, Argentina, Australia, Brasil, China, Indonesia, India, Rusia, México, Corea del Sur, Sudáfrica y Arabia Saudita. Y los estados de la UE: Italia, como presidente del G20, también han invitado a representantes de Azerbaiyán, Congo, Ruanda, Filipinas, Nueva Zelanda, Países Bajos y Singapur.


 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas