Escuchar este artículo

Para la juventud

Domingo, 19 de Septiembre de 2021
Se trata de las acciones dirigidas precisamente a permitirles ingresar a la vida laboral, algo que para ellos es evidentemente complicado.

En tiempos donde los jóvenes han cobrado gran protagonismo en la vida nacional y al admitirse que el desempleo, la desigualdad y la pobreza golpea con rudeza a este grupo de la población, es notoria la acción del Estado para tenderles la mano.

Se trata de las acciones dirigidas precisamente a permitirles ingresar a la vida laboral, algo que para ellos es evidentemente complicado como lo han demostrado las mismas cifras del DANE y que fue uno de los reclamos que más retumbó en el paro nacional.

Por ejemplo, para el trimestre abril-junio de este año, la tasa de  jóvenes desempleados entre los 14 y 28 años se situó en Colombia en el 23,3 %,  y en el área metropolitana de Cúcuta dicho indicador oficial marcó un 25,9%.

Dentro de las acciones gubernamentales para tratar de contener un problema tan grave como este, se han conocido resultados sobre dos programas impulsados en el orden nacional, como son ‘Estado Joven’ y ‘Empleo Juvenil’.

Antes de dar a conocer los resultados de los mismos, debe indicarse que la ampliación de su cobertura al mayor número de muchachos afectados por este flagelo, es la mejor manera para cerrar una brecha y contener la desbordada injusticia social que afecta a las personas que cruzan su etapa juvenil.

Es así como se conoció que en una séptima convocatoria de ‘Estado Joven’ 1.241 estudiantes fueron vinculados para hacer sus prácticas  en 285 entidades estatales y cuando cumplieron el mes les dieron su primer auxilio económico por $908.526, que no es considerado salario.

Los alumnos tienen la posibilidad de poner en práctica sus conocimientos en una entidad estatal y  recibir una certificación que validará su experiencia profesional  para ingresar al mercado laboral y acreditar su experticia.

Los jóvenes desarrollan tareas relacionadas con sus programas académicos en 137 municipios y 28 departamentos, de los cuales 330 se ubican en 97 regiones donde se adelantan Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

El 55% de los vinculados pertenece a instituciones de educación pública y cursan programas de formación como normalista superior, técnico laboral y profesional, tecnológico y universitario de pregrado.

La otra estrategia se relaciona con el plan de subsidio al empleo juvenil que para diciembre espera contar con 100.000 beneficiarios y hacia el futuro completar la meta de los 600.000, como lo ha planteado el presidente Iván Duque.

La extensión del mismo y su mantenimiento como política de Estado en el tiempo quedó definido, por ejemplo, dentro de la reforma tributaria, para darle el respaldo estatal al sector privado para que a  su nómina lleve a jóvenes y a cambio recibe el subsidio que equivale al 25% del salario.

El programa que comenzó a regir desde el pasado primero de  julio ya tiene a 55.000 jóvenes cubiertos, con el beneficio que en la práctica corresponde al cubrimiento del pago de la seguridad social.

Y también vale decir, que al ser sancionada la reforma tributaria, Duque dijo que ahí queda consignada como política de Estado la matrícula gratuita para los estudiantes de instituciones universitarias, técnicas y tecnológicas públicas, para los estratos uno, dos y tres.

Ahora les corresponde a los jóvenes apropiarse de ese programa, sacarles el mayor provecho para así lograr alcanzar el cometido de construir la sociedad del conocimiento, que en alianza entre el Estado, la academia y el sector privado pues conlleve al desarrollo económico, social y humano.

Image
La opinión
La Opinión