Escuchar este artículo

Plan piloto fronterizo

El otro aspecto que tiene que ser puesto en la mesa del plan piloto es el relacionado con la gasolina subsidiada.

Han hablado los gremios económicos sobre la necesidad de un plan piloto para abrir completamente la frontera, permitiendo el cruce de vehículos venezolanos particulares y de transporte de pasajeros en la temporada de fin de año.

Ahora el balón está en la cancha de los municipios metropolitanos que colindan con municipios tachirenses y del Gobierno nacional para que digan si es posible o no adoptar esa estrategia decembrina, que según los dirigentes empresariales ayudaría a la reactivación.

Levantar la talanquera para ese libre tráfico vehicular aviva la inquietud de un colapso en la movilidad no solo en Cúcuta, con un parque automotor de 400.000 vehículos,  sino en áreas de acceso como el peaje en Lomitas que en horas pico se ha vuelto un generador de trancones.

Deberán las autoridades de tránsito municipal y departamental examinar muy bien esta posible apertura, pues en el estado actual de saturación de vehículos que tiene la ciudad, sería una locura dar este paso, pues una vez que se llegue a abrir la frontera, después no hay vuelta atrás, con todos los problemas que ello significa, incluso para los cucuteños que tienen su carro venezolano debidamente registrado y pagando los impuestos anuales que se crearon en su momento.

Lo cierto es que la propuesta debe analizarse desde ya, porque contiene aspectos que, además, deben ser definidos por el gobierno central.

Se esperaría que ya la administración municipal, tan interesada en que el desempleo descienda y en que la economía local se dinamice, debería estar ya con su equipo técnico y de asesores definiendo qué hacer en este caso.

Un elemento adicional que es también de la órbita nacional, se refiere a los seguros que cubren accidentes, es decir el Soat y la revisión técnico-mecánica que se le exige a los vehículos colombianos y a los venezolanos registrados en la ciudad.  Esto lo deben dejar muy en claro.

El otro aspecto que tiene que ser puesto en la mesa del plan piloto es el relacionado con la gasolina subsidiada. A esos carros o motos venezolanos que entraran al departamento por motivos de compras ¿se les tanqueará a valor subsidiado o nacional? ¿Tendrían algunas estaciones asignadas para ellos?

Es que así sea un procedimiento temporal es necesario no dejar nada al azar sino precisamente reunir las inquietudes, medir sus efectos y tomar las determinaciones pertinentes que sirvan para resolverlas.

Y como la frontera es de dos vías no olvidemos que las autoridades venezolanas y tachirenses también tienen que ser consultadas, porque muy seguramente habrá el planteamiento de que lo mismo se haga de aquí para allá, reanudando las rutas de buses entre Cúcuta, San Antonio del Táchira y Ureña, por ejemplo.

Otro de los puntos que deberá contemplar este piloto decembrino fronterizo es el de la cooperación policial colombo-venezolana para el caso específico de los carros y motos para evitar o que se los roben allá y los pasen para acá o viceversa.

Una inquietud adicional tiene que ver con la forma en que se garantizará, que en el caso de abrirla, no se vayan a quedar centenares de carros, camionetas y motocicletas de placa venezolana de modelos posteriores a agosto de 2015, que en ese momento, en una cantidad de 69.917 se registraron y ahora pagan impuesto de rodamiento.

Este tema es muy delicado y amerita un análisis exhaustivo tanto de nuestras autoridades como de las nacionales también.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión
Jueves, 10 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión