Escuchar este artículo

Pulso social

Miércoles, 28 de Julio de 2021
Con el 71,5%, el área metropolitana de Cúcuta puntea nacionalmente en la respuesta de que la situación económica del hogar “será mejor o mucho mejor” dentro de doce meses.

Al hacer el ejercicio de elaborar un listado del optimismo ciudadano sobre el mejoramiento de la economía, teniendo como base la encuesta de pulso social del DANE, vemos que los habitantes del área metropolitana de Cúcuta -pese a la tormenta- confían en que la situación cambiará el año entrante.

Con el 71,5%, la región puntea nacionalmente en la respuesta de que la situación económica del hogar “será mejor o mucho mejor” dentro de doce meses y, en contraste, es la última en pesimismo, frente al mismo hecho, con apenas el 3%.

Por lo visto hay esperanzas en las familias cucuteñas de que aspectos tan complicados como el desempleo y la informalidad tiendan a seguir cayendo dentro de una reducción sostenida que les permita   lograr la recuperación de la capacidad adquisitiva y de ahorro.

La confianza a futuro se abriga en el hecho de que la ciudad registró una tasa de desempleo de 19,6% en el trimestre móvil marzo-mayo de 2021, equivalente a una reducción de 9,6% frente al 29,2% que se presentara en el mismo lapso de 2020, cuando estalló la pandemia del coronavirus.

Ese comportamiento ciudadano positivo igualmente fue detectado en Ibagué (53,6%), Neiva (42%), Tunja (37,5%), Barranquilla (37,3%), Cali (35,5%), Pasto (32,8%), Montería (30,9%), Pereira (28,1%), Riohacha (27%), Santa Marta (22,9%), Valledupar (22,6%) y Bucaramanga (22,4%).

Pero no hay que olvidar que en el área metropolitana de Cúcuta el 60 % de los jefes de hogar consideran que hoy la situación es mucho peor que la que vivían hace un año, asunto que debe de ser tenido en cuenta, puesto que persistir en un presente en condiciones adversas como las que ellos indican estar atravesando, supone que la guardia no se puede bajar ni relajar para asegurar la plena reactivación económica y recuperación social.

En el mismo sondeo se advierte  que en Medellín, Bogotá, Quibó, Cartagena, Armenia, Villavicencio, Florencia, Sincelejo, Popayán y Manizales, los consultados advirtieron que ellos y sus familias tendrán una situación “peor o mucho peor” el año entrante, convirtiéndose en elemento de notificación para el equipo gubernamental sobre la urgencia de seguir en la recuperación del aparato productivo nacional afectado por la crisis pandémica y el paro y los problemas que traía desde antes de 2020.

Esta clase de mediciones son recomendadas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), de la cual hace parte Colombia, para tener una lectura y una visión anticipada sobre el desarrollo económico en el corto plazo y proceder a efectuar las acciones que se requieran. 

Y por ejemplo, el Gobierno Nacional acaba de darse cuenta que solamente en Cúcuta (51,5 %), Tunja (46,4 %), Ibagué (33,4 %), Neiva (30,9 %) y Pasto (15 %), la ciudadanía da una especie de ‘voto de confianza’ al señalar que la situación económica del país será  “mucho mejor y mejor” dentro de doce meses.

Habrá que esperar un gran esfuerzo para lograr repetir resultados alentadores para la economía colombiana como el del primer trimestre de este año cuando se registró un crecimiento del PIB del 1,1%, después de venir de cifras en rojo por impacto de la crisis generada por el coronavirus.

Esto debe ser así porque en el promedio nacional hay un 49,4% de desánimo en los hogares frente al comportamiento económico en general a futuro.

Tal vez la vacunación que se ha ido extendido, la reforma tributaria y los planes reactivadores nacionales y locales puedan llevar a un mejoramiento real de la economía en estos tiempos de incertidumbre.

Image
La opinión
La Opinión