Escuchar este artículo

Rentas departamentales

Viernes, 23 de Julio de 2021
Resulta siendo un buen referente el hecho de lograrse en 2020, un volumen de ingresos tributarios por $114.526 millones en las arcas departamentales.

Teniendo como base lo expuesto por la Secretaría de Hacienda del Departamento, las finanzas de Norte de Santander han logrado capotear y atravesar el temporal generado por la crisis que desató la pandemia del coronavirus. 

Resulta siendo un buen referente el hecho de lograrse en 2020, un volumen de ingresos tributarios por $114.526 millones en las arcas departamentales, que muchos habrían pensado que no se lograría por la devastación generada en materia de pérdida de empleos y quiebra de empresas a raíz del problema sanitario.

La administración del gobernador Silvano Serrano y su equipo económico encabezado por el secretario de Hacienda, Óscar Gerardino Astier, deben de estar satisfechos porque en medio de semejante encrucijada, en una región de por sí afectada por múltiples inconvenientes, alcanzara en ese aspecto el cumplimiento del 98 % de la meta proyectada.

“A pesar de que en 2020 la pandemia afectó a los nortesantandereanos, tuvimos un buen comportamiento y el recaudo fue positivo”, dijo sin entrar en más detalles el titular de hacienda, como para destacar el esfuerza de la gente para cumplir con sus compromisos con el Estado.

Y así como el ciudadano cumple, pues lo lógico que él espera es que sus impuestos sean reinvertidos eficientemente en las distintas actividades previstas por la Constitución y la ley, porque de lo contrario se puede llegar a caer en una pérdida de credibilidad creciente y constante en la institucionalidad regional -en este caso la Gobernación- que podría desembocar en que la gente se viera tentada a no pagar, porque su gobierno no le da motivos para ello.

Y en este año -que tampoco ha sido muy fácil para la mayoría de las personas, porque la pandemia sigue vigente y la reactivación no ha llegado todos los sectores económicos y la recuperación del empleo ha sido lenta- los reportes vuelven a mostrar una solidez financiera en el departamento.

En el primer semestre de 2021, el impuesto vehicular avanzó a plena velocidad y se situó en la suma de $21.200 millones pagados por los contribuyentes, faltando muy poco para cruzar el monto de los $25.000 millones en que fue presupuestado el recaudo del citado tributo.

Ahí debe destacarse el beneficio que se les ha dado a los contribuyentes con descuentos del 100 % en intereses y sanciones de vigencias anteriores, evitando por un lado la acumulación de una cartera impositiva que en cualquier momento se puede llegar a convertir en irrecuperable y, segundo, motivando a la gente a ponerse al día al darle una oportunidad en medio de la crisis que se registra.

Por consumo de cerveza ya han entrado $35.850 millones, otros $7.000 millones corresponden a sobretasa a la gasolina,  por  ACPM ya hay $8.200 millones y $8.181 millones por el impuesto a los cigarrillos.

Lograr la eficiencia para que  entre lo presupuestado y lo realmente obtenido de los contribuyentes hay un pequeño margen, es beneficioso para mostrar fortaleza financiera departamental y un buen indicador de gestión que finalmente se deberá verse retribuido con mayores oportunidades para la obtención de recursos frescos bien sea por cofinanciación, por créditos o provenientes de entidades multilaterales.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión