Escuchar este artículo

Ultracongelador para Cúcuta

Jueves, 28 de Enero de 2021
Son primordiales las campañas para que la gente le pierda el miedo a la vacunación, pues la desinformación malintencionada muchas veces, que rueda por las redes, hace que algunas personas duden de los beneficios indudables de la misma.

Importantes las precisiones que en La Opinión hiciera el cucuteño Gerson Bermont quien se desempeña como director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, las cuales ayudan a dar más luces sobre el tan esperado proceso de vacunación contra el coronavirus.

Por ejemplo, Cúcuta, que hasta hace unas semanas se había dicho que tendría que depender de Bucaramanga para el suministro de  las vacunas de Pfizer que requieren de extremas temperaturas de frío para su conservación, ahora ya podría tener un ultracongelador.

Y es lógico que esta ciudad fronteriza llegue a contar con ese equipo, porque aquí no solamente se deben de aplicar las dosis a los habitantes de Norte de Santander sino a los miles de migrantes venezolanos que han llegado en ese incesante éxodo.

Pero además, en la región la pandemia ha mostrado  un comportamiento de alta letalidad, que le ha arrebatado la vida a más de una veintena de médicos, dentro de las más de 2.440 personas fallecidas registradas hasta el momento, aspecto que a todas luces debe de servir de indicador para actuar con celeridad para proteger a la población, buscando su inmunización.

Por lo menos la puerta está abierta para que estemos dentro los puntos de ultracongelación en Colombia, que pasaron de los 8 inicialmente anunciados por el ministerio a 19 como finalmente se determinó por las autoridades nacionales.

“Por conocimiento, sé que Cúcuta no tendría ninguna dificultad para recibir un ultracongelador, para poder tener directamente las vacunas, pero eso lo estaremos verificando en estos días”, comentó Bermont sobre el particular, lo cual significa una luz de esperanza.

Es que la lógica señala que como región de frontera debemos estar en esa primera línea requerida para ir levantando esa ‘barrera inmunológica’ que no solo ayudará al departamento, sino que expandirá poco a poco la tranquilidad hacia el resto del país.

También lo señalado por el funcionario cucuteño que labora en el Ministerio de Salud arroja una señal positiva, en el sentido de que los territorios jugarán un papel fundamental en esta etapa de ataque al coronavirus mediante la aplicación de la vacuna, que ojalá comience en febrero.

Pero donde debe de haber un estricto control es en el aspecto relacionado con las EPS para dar las citas y proceder a suministrar las dosis a las personas teniendo en cuenta las bases de datos.

Esto sí es que es trascendental para generar la confianza debida entre la población y así poder llegar a cubrir a todos los que deban vacunarse a lo largo de las diferentes fases previstas y elevar el interés de la gente por acudir a ponerse la vacuna.

Recientemente, el DANE dio a conocer los resultados de la encuesta Pulso Social, según los cuales en Cúcuta el 54,8 %  de la población participaría en esta etapa que busca la inmunización mediante la vacunación contra el coronavirus.

Ahora lo importante es que la logística se instale de manera adecuada, que todo se encuentre listo, que no se permitan los colados pero tampoco los excluidos, pero mucho menos las trampas ni el tráfico de estas vacunas porque aquí prima la conservación de la vida y la consolidación de este mecanismo que nos permita salir airosos de esta grave crisis sanitaria a la que se enfrenta el planeta.

Y también son primordiales las campañas para que la gente le pierda el miedo a la vacunación, pues la desinformación malintencionada muchas veces, que rueda por las redes, hace que algunas personas duden de los beneficios indudables de la misma.

Image
La opinión
La Opinión