Escuchar este artículo

Un buen indicador

Miércoles, 22 de Septiembre de 2021
Una tiene que ver con el sector productor del calzado cucuteño y nortesantandereano y la otra con el café del Catatumbo, ambos muy preciados y apetecidos entre los compradores de otras latitudes.

Un par de situaciones relacionadas con el sector empresarial de Norte de Santander resultan motivadores para continuar en la misión de reactivar la economía y de lograr mantenerse en el tiempo con metas claras de crecimiento que sirvan para crear más empleo y abrir nuevas oportunidades.

Una tiene que ver con el sector productor del calzado cucuteño y nortesantandereano y la otra con el café del Catatumbo, ambos muy preciados y apetecidos entre los compradores de otras latitudes.

El primero, en medio de las dificultades provocadas por la pandemia del coronavirus, puso todas las expectativas en la reciente feria del calzado Expocuc, alcanzando una importante consolidación de ventas hacia otras ciudades del país.

Con 162 compradores procedentes de varias regiones del país y dos provenientes del exterior se consolidaron negocios que para este renglón económico significa tener garantizada la producción hasta finales del presente año.

Medellín, Bogotá, Cali, Barranquilla, Cauca y Santander, por ejemplo, son entre otras las localidades colombianas donde es apetecido el calzado de esta región fronteriza con Venezuela, como lo expusiera una compradora del Cerrito (Valle): “La variedad y la calidad del calzado es la principal cualidad por la que viajamos para conseguir zapatos”.

Esta tradicional industria regional es una importante fuente generadora de puestos de trabajo y de recursos, motivo por el cual es muy importante que siga registrándose el crecimiento continuo para que lógicamente empiecen a descender las cifras del desempleo y comience a mejorar el comportamiento de los indicadores locales.

Y una buena noticia también llegó al Catatumbo, donde no todo debe de ser violencia y conflictividad extrema, al registrarse los 41 años de la cooperativa de Caficultores de esa región nortesantandereana.

Como regalo de cumpleaños para los productores que conforman la organización, surgió la alternativa cierta de llegar a conquistar a los amantes del buen café en Asia.

La puerta para las futuras exportaciones quedó abierta con la visita que hiciera a Ocaña una delegación del gobierno de Taiwán, para consolidar una alianza estratégica con el fin de comercializar el grano en esa parte del mundo.

Un asunto importante y que debe resaltarse, es que también estuvieron dos catadores expertos venidos de ese país, y que se definió para junio del año entrante la participación en la Feria Internacional de Alimentos en Territorio, en Taiwán.

Otro aspecto esencial es que hay un respaldo desde el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que considera a Taiwán como un mercado donde se consume una alta calidad de café importado de Colombia, Brasil, Europa y África. 

En ese sentido, la meta es lograr la exportación del grano del Catatumbo hacia el territorio asiático, introducir el producto en el mercado y mejorar las condiciones de los cultivadores, para de esa manera alcanzar la consolidación de un proyecto de carácter integral, puesto que no solo es captar divisas, sino impulsar el Café Don Antón, como es la marca con la que se etiquetará el producto, y de paso lograr que el café de altas calidades para la exportación pueda extenderse en el territorio catatumbero.

Este tipo de acciones, merecen todo el respaldo porque son las llamadas realmente a ayudar a solucionar un complicado asunto como es el de los cultivos ilícitos, siendo una alternativa generadora de riqueza y de empoderamiento con nuestro grano colombiano, tan apetecido en el mundo. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión