Escuchar este artículo

¿Ya les preguntaron?

Miércoles, 30 de Enero de 2019
¿A qué otra cosa vendrían 5.000 tropas extranjeros sino a hacer una guerra?

¿Qué se debe entender cuando alguien como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dice que en el caso de Venezuela todas las opciones están sobre la mesa? Cualquiera entiende, sin equivocarse, que todas son todas, que excepciones no caben, que las opciones van desde la A hasta la Z, que no hay lugar a exclusiones.

Así, la acción armada es una de todas esas opciones que están sobre la mesa.

Opción militar es un eufemismo, una manera de no decir guerra, una forma de tranquilizar a los tontos y a los ingenuos. Es como en la diplomacia le dicen a la guerra. Y la frase escrita en la libreta de John Bolton, Asesor de Seguridad Nacional de Trump —‘5.000 tropas a Colombia’—, no dice nada diferente de lo que se lee.

Que el texto, descubierto por un exagente de la Cía que estaba en una rueda de prensa con Bolton, haya sido mostrado con toda la intención de que alguien con buena vista lo pudiera leer, o que haya sido desvelado por error, nada quita al deseo y a la política de Trump de apelar a todas las opciones en contra de Nicolás Maduro.

Hay varias inquietudes a las que el Gobierno debe darles respuesta clara, sin dilaciones, y de manera definitiva: ¿cuál es el papel de Colombia? Esta pregunta, en especial, es pertinente, a pesar de la explicación del canciller Carlos Trujillo de que no tiene idea sobre lo que significan las 5.000 tropas. También escuchó en Cúcuta al secretario general de la Oea, Luis Almagro, hablar de la vía armada para Maduro, y guardó silencio. Por esa razón, la verdad hay que poner en tela de juicio sus declaraciones.

¿Quién va a responder las preguntas que tenemos los nortesantandereanos? Algunas de esas preguntas son: según Colombia, ¿a qué otra cosa vendrían 5.000 tropas extranjeros sino a hacer una guerra? ¿Qué garantía ofrece el presidente Iván Duque de que Colombia no les permitirá a esos soldados pisar el territorio? ¿Qué tiene para decir el gobierno, que nos tranquilice? ¿Puede afirmar el Gobierno que Colombia jamás será plataforma de lanzamiento de una guerra de Estados Unidos contra Venezuela u otro país?

En otras circunstancias, las palabras del ministro Trujillo hubieran sido más que suficientes para descartar al menos esa, de la guerra, del ramillete de todas las opciones. Pero la experiencia nos ha enseñado a los nortesantandereanos a dudar, y con mayor razón si hay un ambiente belicista detrás de intereses particulares en torno de Venezuela, como pueden ser los de los Estados Unidos. 

La falta de confianza en las palabras del canciller derivan en algún grado de desconfianza hacia el Gobierno en general.

Porque, pocas horas después de la declaración del canciller Trujillo, se supo de la llegada sorpresiva a Colombia del mayor general Mark Stammer, nada menos que el comandante general del Ejército Sur de Estados Unidos, es decir, el hombre que tiene a cargo, a nombre de su gobierno, todas las operaciones en esta parte del mundo. Y el comandante de las 5.000 tropas de los que todos dicen nada saber…

En el supuesto de que Colombia ignore el significado y el alcance de la frase en la libreta de Bolton, es de obligatoriedad absoluta inmediata pedir explicaciones a Estados Unidos. ¿Ya lo hicieron los funcionarios encargados de hacerlo? ¿Cuál fue la explicación de Trump y de Bolton?

Aprovechen a Stammer, para preguntar…