Escuchar este artículo

El “Super Bowl” LXVII

Sábado, 2 de Febrero de 2013
Estimados lectores:  Hoy domingo 3 de Febrero se va a jugar el juego de fútbol americano en New Orleans para decidir el campeón nacional entre los Cuervos (“Ravens”) de Baltimore y los Prospectores (“49ers”) de San Francisco.  Es tal vez el evento deportivo más grande en los EE.UU.
Estimados lectores:  Hoy domingo 3 de Febrero se va a jugar el juego de fútbol americano en New Orleans para decidir el campeón nacional entre los Cuervos (“Ravens”) de Baltimore y los Prospectores (“49ers”) de San Francisco.  Es tal vez el evento deportivo más grande en los EE.UU. y este año tiene un significado especial porque ambos entrenadores son hermanos, John y Jim Harbaugh.  El primero entrena a los Cuervos y el segundo a los Prospectores.  Ya se imaginan el dilema de sus padres decidiendo a cuál de los dos le van a hacer barra.  Es interesante que el hijo de Jim, Jay Harbaugh, está haciendo una pasantía como entrenador asistente con su tío John con los Cuervos. Así que va a estar ayudándole a su tío para derrotar a su propio padre (¡gajes del oficio!).  Muchos comentaristas están llamando este “Super Bowl” el “Har Bowl”.

El nombre Prospectores tiene un origen muy curioso.  El término 49ers en inglés es una abreviación de “Fortyniners” (cuarenta y nueves) que es el nombre que se le puso a los Prospectores que invadieron a California en la famosa estampida por el precioso metal en el 1849.  En inglés la llaman “Gold Rush”.

El Concejo Nacional del Pollo de los EE.UU. (National Chicken Council) estima que se consumirán cerca de 1.300 millones de alas de pollo ese día en todo el país.  Hay muchas protestas de parte de los consumidores porque las compañías que producen los pollos han subido el precio de las alas de pollo al por mayor de US $8,50 por kilo a US $ 9,50 o sea casi un 12%.  Los productores le echan la culpa a los precios más altos que han tenido que pagar en los últimos seis meses por la comida para los pollos que está basada en el maíz el cual ha subido mucho porque aquí lo usan para producir etanol en vez de usar el bagazo como la hacen en Brasil.  Los grandes conglomerados agrícolas estadounidenses devengan subsidios astronómicos para cultivar maíz y convertirlo en alcohol para mezclarlo con gasolina como combustible para vehículos.  Este proceso es muy ineficiente: hay que gastar más energía en producir el alcohol que la que éste genera al ser quemado en los motores de combustión interna.  Al fin y al cabo ésos cong
lomerados agrícolas son muy expertos en el cabildeo en el Congreso de los E.UU. así como la infame National Rifle Association (Asociación Nacional del Rifle) lo es “protegiendo” los derechos de los dueños de armas contra cualquier regulación propuesta en el Congreso para limitar el uso de armas automáticas y magazines con más de siete balas.  Se acogen a la Segunda Enmienda de la Constitución que protege el uso de armas para mantener una milicia armada en caso de una invasión extranjera ó de un gobierno opresivo.  Mientras tanto miles de víctimas son abatidas cada mes como los veinte angelitos de primero elemental en Newton, Connecticut junto con seis de sus profesores días antes de la Navidad pasada.

El primer Super Bowl fue jugado en Enero del 1967 justamente seis meses antes de yo llegar a este país.  A través de los años se ha convertido en el mayor evento deportivo de este país sobrepasando a la serie mundial del béisbol.  Tengo que confesar que recién llegado no entendía ni un comino sobre el fútbol americano pero empecé a entenderlo viendo los juegos del equipo de la Universidad de Pittsburgh (a donde vine a terminar mis estudios de ingeniería química) y los del equipo profesional de la misma ciudad, los famosos “Steelers” (hombres de acero).  La ciudad de Pittsburgh era la capital del acero hasta fines de la década de los 60 pero empezó a perder su puesto por la competencia de las siderúrgicas japonesas, surcoreanas y brasileras que empezaron a producir aceros de mejor calidad usando procesos suecos y a un precio más barato.

Los Prospectores de San Francisco ya han ganado el Super Bowl cinco veces y los Cuervos de Baltimore una sola vez.   Si los Prospectores ganan hoy empatarán el record de los “Steelers” que han ganado el Super Bowl en seis de ocho oportunidades.  Todavía me acuerdo de los electrizantes partidos de los “Steelers” contra los “Cowboys” (vaqueros) de Dallas durante los años 70.

En cuanto al impacto económico se estima que cada visitante gastará US $1.200 durante un promedio de tres días.  La Oficina de Turismo de New Orleans divulgó que esperan de 150.000 a 200.000 turistas este fin de semana lo cual tendrá un efecto de aproximadamente US $ 210 millones.  La capacidad del estadio Super Dome es de 73.000 espectadores y los tiquetes más baratos cuestan la bicocada de US $3.400 (ó sea casi $ 6.040.000 según la tasa de cambio de ayer).  La cadena de televisión que va a transmitir el partido, la CBS (Columbia Broadcasting System),  está cobrando US $4 millones por una cuña de 30 segundos.  La CBS estima que cerca de 113 millones de televidentes estadounidenses verán el partido sin contar los del resto del mundo.  A propósito, en inglés solamente el nombre de nuestro bello país se escribe Colombia, las demás palabras similares se escriben Columbia como la Universidad de Columbia en New York y el transbordador espacial Columbia que estalló hace 10 años minutos antes de aterrizar en el Cabo Kennedy. En la Florida.

Hasta los shows de televisión bien tarde en la noche (el “Tonight Show” de Jay Leno, el “Late Night Show” de Jimmy Fallon y el “Late Show” de David Letterman)  han hecho chistes sobre el Super Bowl.  Hace un par de noches David Letterman dijo en su show que el significado del XLVII era ¡la talla de los calzoncillos del Gobernador Chris Christie del Estado de New Jersey!

Va a ser muy interesante cuando el Gobernador esté la semana entrante como invitado al show de David Letterman.

In Memorian:  Este viernes murió el famoso Edward I. Koch (“Ed Koch”) quien fue tres veces alcalde de la Gran Manzana y la salvó de la bancarrota en los años 70.  Era muy franco y no tenía papas en la boca para decir lo que tenía que decir.  Hoy hasta sus enemigos políticos está haciéndole elogios.   Oí al Cardenal Timothy M. Dollan de New York en la radio diciendo que Ed Koch era un amigo especial y siempre asistía a la misa de medianoche de la Navidad y tenía su asiento en la primera fila en la Catedral de San Patricio.  Lo interesante es que Ed Koch era judío pero le gustaba asistir a dicha misa.  ¡Que descanse en paz, New York acaba de perder a uno de sus mejores defensores!