Escuchar este artículo

120 minutos con Sting y Shaggy

Lunes, 22 de Octubre de 2018
Cerca de diez mil personas asistieron al concierto en Bogotá.

Cerca de diez mil personas disfrutaron de dos horas y 27 canciones de la unión artística entre el británico Sting y el jamaiquino Shaggy en la noche del domingo en el Movistar Arena de Bogotá.

A las 9:10 de la noche entraron en escena, ellos dos junto a seis músicos más, para un recorrido por una selección de lo mejor de su larga y exitosa carrera artística, además de varias de las canciones de ‘44/876’, el álbum que realizaron en conjunto y que respalda esta gira mundial, que en Suramérica comenzó por la Capital colombiana.

Siempre juntos estuvieron a lo largo del concierto, no eran presentaciones separadas, lo compartieron todo, aunque sin duda, Sting era la estrella que más brillaba en la tarima, Shaggy fue un excelente coprotagonista de la presentación, desbordado en cada una de sus canciones propias, buen complemento en algunas de las versiones de los temas de Sting, e incluso, un muy buen animador, cuando el exvocalista de The Police tomaba el total mando de la presentación, siempre aferrado a su bajo.

La selección de canciones fue extremadamente cuidada. El jamaiquino interpretó sus más reconocidas canciones, mientras que por el lado de Sting, fue una mezcla perfecta entre ese inolvidable pasado con The Police y su ya extenso recorrido como solista.

‘Englishman in New York’ fue la canción perfecta para iniciar este concierto, para luego darle paso a ‘44/876’, la cual le da título al álbum que estos dos artistas realizaron. Luego el viaje trasladó al público a los sonidos más arraigados a la isla de Jamaica con ‘Oh Carolina’ y hacer explotar al Movistar Arena con ‘Message in a blottle’ de The Police.

Aunque a primera vista estos dos artistas tienen poco en común artísticamente, desde la creación del álbum en conjunto y su puesta en escena, los puntos de encuentros musicales eran más y más evidentes, al recordar el desarrollo de ritmos como el reggae en ciudades inglesas como Londres y las mismas raíces de The Police.

Dos horas de música continua, de interacción total donde Shaggy recorría el escenario animando al público, mientras que Sting, con su bajo y frente al micrófono, mucho más pausado, puesto en su lugar, con sus toques de humor, pero sin perder la elegancia.

Pese a ser un concierto donde cada una de las localidades contaba con silletería enumerada, fue un show donde la mayoría de los asistentes lo vivieron de pie y disfrutaron una a una sus canciones, incluso cuando mezclaron el clásico ‘Roxane’ con el éxito rumbero ‘Bombastic’, y aunque no lo crean, fue sencillamente genial.

Tras casi dos horas de presentación, el cierre fue tranquilo pero extremadamente emotivo. Sting cambió su bajo por una guitarra para realizar una memorable interpretación de ‘Fragile’, una de sus más grandes canciones.

Uno de los mejores conciertos que se han realizado en Bogotá, de lo que va corrido del año, mientras que se consolida la organización del nuevo escenario del Movistar Arena, sin filas, sin congestiones, con total comodidad y fácil acceso a todos sus servicios.

Image
Colprensa
Colprensa