Escuchar este artículo

Arelys Henao recoge 20 años de cosecha

Miércoles, 13 de Septiembre de 2017
La cantante de música popular visitó Cúcuta. La artista se presentará en Pamplonita el 12 de noviembre.

La brújula le desvió el barco y la trajo a Cúcuta hace 20 años para darse a conocer. Arelys Henao apenas estaba despegando como artista y  al azar escogió esta franja fronteriza. Aquí empezó a cosechar y ahora regresa a recoger los frutos.

Su música ha llegado a todos los rincones de Norte de Santander, incluso en su agenda siempre hay uno o dos municipios y se alista para subir a tarima en Pamplonita, el 12 de noviembre.

Sus dos décadas de vida artística las resume en una producción que tituló “Mi historia” en donde se plasman sus tropiezos y la estrella que logró alcanzar, contada por su esposo Wilfredo Hurtado desde que estaba en Sabanalarga, Antioquia, de donde fue desplazada a la ciudad “sin tener nada en mis manos me puse a trabajar. Vendí libros en las calles no me da pena contar”, dice el coro.  

Se ganó el título de ‘Reina de la música popular’, por su perseverancia e interpretación de ‘Un amor nuevo’, ‘Señor prohibido’, ‘Tengo un amante’, ‘No me conviene’ y ‘Fue mi culpa’, entre otros  temas que se han convertido en éxitos.  Se escucha en la radio, en los celulares bajan sus canciones y en el canal YouTube ha sobrepasado los siete millones de visitas.

Arelys se muestra tal cual es, mujer de campo que pasó su niñez entre el café y el ganado, desplazada por la violencia, que superó un cáncer y orgullosa de una  numerosa familia. 

Creció escuchando música carrilera y guasca en una radiola donde solo se sintonizaba radio Sutatenza y afinó su oído con  éxitos de Darío Gómez, con quien logró grabar ‘La reina y el rey’ en 2013.

Su padre le preguntaba qué quería ser cuando creciera y siempre le contestaba: cantora. Y él le reiteraba: “eso solo es para los ricos”. Pero la vida le dio la oportunidad de demostrarle lo contrario, de  cumplir sus sueños,  de volar a otros países y grabar todos sus álbumes en el estudio de Vicente Fernández, en Guadalaja, México, después de insistir para conocerlo  porque también se había convertido en su referente.

Ha compartido tarima con otros artistas como JBalvin, Luis Fonsi, David Bisbal, Los Tigres del Norte,  Ana Gabriel y ha estado de gira por Nueva York, Costa Rica, Panamá y Miami. 

Alternó con Helenita Vargas, ‘La Ronca de Oro’ a quien le siguió un consejo: delante de la gente todo está hermoso, bonito.

Y lo ha cumplido al pie de la letra. Recuerda que vino a Cúcuta aún con las manos negras y maltratadas de las inyecciones, pero así subió a cantar con todo el sentimiento. Por eso valora cada presentación. En Herrán debutó hace unos 20 días y llegaron buses llenos con gente de Caracas, Venezuela. “Y se sabían la letra de todas mis canciones. Eso fue emocionante”. Por eso ruega todos los días para que se supere esa situación en Venezuela “porque no hay mal que dure tanto tiempo”.

Está convencida que se debe a su público y que el público entienda también que el artista es humano, que sufre, que paga servicios, que ríe, que llora...

En estas dos décadas ha grabado 120 canciones y 45 artistas han cantado sus éxitos. Y por eso reitera que se siente realizada, pero falta mucho, y que ha luchado para ocupar un lugar como se lo propuso: ser la versión de Darío Gómez, pero mujer.

Ahora anda por todo el país recogiendo frutos de su propia cosecha.

Image
Celmira Figueroa
Celmira Figueroa