Escuchar este artículo

Juancho Roís, 25 años de su partida

Jueves, 21 de Noviembre de 2019
Su hijo Juan Humberto Roís Dereix, quien ya cuenta con 24 años, por aquellas estrategias del destino incursionó en la política y ganó.

Las etapas del destino marcan una línea invisible que ni los enamorados alcanzan a descubrir en el marco de sus corazones. Esa figura del sentimiento tocó a Juancho Roís y Jenny Dereix cuando supieron que una criatura venía en camino.

Él, lleno de emoción, y después de comprarle a su amada todas las flores que ofrecía una vendedora, pintó en su mente a su hijo siendo acordeonero, para que siguiera su línea musical, o el futbolista que siempre quiso ser.

Hoy, otra es la historia, porque su hijo Juan Humberto Roís Dereix, quien ya cuenta con 24 años, por aquellas estrategias del destino incursionó en la política y ganó. Ahora es concejal de Montería, actividad que alternará con sus estudios de derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana.

Lo primero que hizo al obtener el triunfo fue darle gracias a Dios, a los ciudadanos  que lo acompañaron y a su señora madre la gestora de su primer objetivo político. Seguidamente, anotó que “agradezco a mi papá, que siempre estuvo como mi ángel guardián”.

‘Juancho’ Roís Dereix hace un rápido repaso por su vida donde le suenan acordeones, un balón se mueve en el campo del ayer, una finca ganadera aparece en su diario vivir y hasta los gallos cantan en el patio del recuerdo.

“Desde siempre, la política y las leyes me han gustado, por eso mi inclinación en esos campos. Respecto al acordeón, era imposible superar a mi papá, y al no vivir en San Juan del Cesar, sino en Montería, fue algo distinto. Pienso que cuando las cosas no salen del corazón, no es fácil andar por ese sendero”. Calla un instante, y piensa en el padre que no tuvo el placer de conocer, manifestando que lleva su legado por lo amoroso y el don de servicio.

Image
La opinión
La Opinión