Escuchar este artículo

"La virtud de los colombianos es saber llevar sus desgracias con humor"

Jueves, 22 de Septiembre de 2016
La Gorda Fabiola habla del humor en las situaciones reales en pareja.

Dicen los especialistas que no es aconsejable trabajar con la pareja, pero parece que la pareja de esposos y humoristas, La Gorda Fabiola y Polilla, son la excepción a dicha regla, pues llevan 18 años juntos, de los cuales, 15 como pareja, trabajando siempre juntos en la televisión, el cine y el teatro.

Tan enamorados están, tan dichosos de estar juntos, que en el mes de diciembre volverán a casarse, y por eso están corriendo, pues deben tenerlo todo listo para que su hijo, quien se irá a estudiar a Canadá en enero, sea quien la entregue en el altar.

Pero en medio del ajetreo que implica una boda, no paran de trabajar, presentando sus propuestas de humor como ¡Enhumorados! Una comedia de humor con la cual han recorrido buena parte del país.

La Gorda Fabiola habló de esta obra, así como su trabajo en el cine donde prepara dos nuevas películas, sus tiendas para mujeres de tallas grandes y la próxima celebración de los 45 años de 'Sábados Felices'.

Siempre juntos

-¿Con qué viene La Gorda Fabiola y Polilla con ¡Enhumorados!?

Venimos de una serie de noventa presentaciones en distintas partes del país… la agenda ha estado muy apretada. Además, ya estamos preparando la nueva comedia que estrenaremos en el 2017, porque tenemos la misión y la visión de tener un montaje por año.

-¿Qué presentan en ¡Enhumorados!?

Es preciosa porque la gente no se siente en una obra de teatro, es como en una visita en la sala de la casa. Estamos tan cercanos a la gente porque hablamos de muchas cosas, como los comerciales de televisión, las mentiras, cómo somos los colombianos de chismosos, las groserías, que tratamos hablar sin utilizarlas, usando sinónimos y suena muy chistoso.

No escapan las situaciones de pareja y cosas que la gente quiere saber, como mi cirugía del corazón, los tatuajes. Hablamos de todo el universo que es el ser humano, en especial del ser colombiano.

-¿Difícil traducir al humor situaciones tan reales y dramáticas como su propia cirugía?

La virtud de los colombianos es saber llevar sus desgracias con humor, lo que hace más llevadero nuestro día a día. Hay cosas que fueron ciertas y que no sé cómo hacía la gente, y era colarse en cuidados intensivos de la clínica para darme voces de aliento a la colombiana:

“Gordita, ¿sabe quién también se está muriendo? O Gordita, ojalá usted si salga bien, porque a mi mamá la operó el mismo médico y ella sí se murió”, son chistes pero que fueron verdad. Contamos cosas así, también diciendo que mi cirugía la pueden ver en Discovery Channel en el programa 'Megaestructuras'.

-¿Qué tendrán en el próximo montaje?

El próximo espectáculo viene con muchas sorpresas, porque Polilla, por ejemplo, se lucirá como mago.

-¿Un montaje al año es bastante exigente?

Ya hemos creado cuatro comedias, un café concierto y escribimos comedia temática que la suelen contratar para lanzamientos de productos y demás. Ya estamos preparando el quinto, contando con un portafolio donde la gente tiene para escoger.

-¿Siempre con el tema de las parejas?

No siempre, pero sí es una constante. La gente nos ve como un matrimonio, pero hablamos de todo. La ópera prima nuestra es 'Hasta que tu muerte nos separe' y es quizás él que yo más amo porque fue la primera y nos permitió hacer nuestra gira más extensa.

-¿Y el cine?

Me encanta. De 'Se armó la gorda' llevamos dos, donde la gente se ríe mucho y hemos encontrado que nuestro público son los niños. Para el próximo año realizaríamos la tercera que esta vez será en Barcelona, España.

Hace mes y medio terminamos de rodar una comedia, completamente diferente a las otras, 'Dónde están los ladrones', donde interpreto a una llanera y Polilla hace el papel de un actor venido a menos pero que es un mago del disfraz.

-¿Mucha aceptación del público?

Un gran tesoro que el público nos siga acompañando luego de 30 años de carrera artística. Es lo más maravilloso de todo esto, que con tu trabajo estés capitalizando corazones todo el tiempo.

Cuando me ocurrió el problema con el corazón lo más increíble fueron las cadenas de oraciones que se generaron por todo el país, eso no hay como pagarlo. Nunca me imaginé que me quisieran tanto.

-¿Y su línea de ropa?

Llevamos cinco años con los almacenes. Ha sido una lucha porque hacer empresa en Colombia no es fácil, porque empezamos importando prendas de vestir y se subió el dólar y no podíamos triplicarle el precio a las compradoras, porque llegamos a los sectores populares.

Esto nos obligó a ser competitivos y elaborar las prendas aquí. Hoy en día, compramos insumos en Medellín y confeccionamos en Bogotá, con una empresa de 30 mujeres cabeza de familia, quienes realizan el patronaje y confeccionan todo, lo cual es muy bonito.

Son cuatro almacenes en Bogotá, y en noviembre tendremos un quinto almacén, además de otra tienda en Medellín. Vamos creciendo, espero algún día ver la utilidad.

-¿Cómo ha sido el desarrollo de este negocio?

Me encanta vestir a las gorditas. A mí nunca me ha gustado como visten habitualmente a las gorditas, porque tocó o nada más le queda, yo quería vestirme con color, brillo y moda, pero no lo había, y menos juvenil. Yo le aposté a By La Gorda Fabiola, vendiendo hasta el carro para cumplir este sueño, y en la primera semana con la primera tienda abierta, lo vendimos casi todo.

Me he dedicado a subirle la autoestima a las gorditas, a todas sin distinción de edad.

- Se vienen los 45 años de Sábados Felices.

Vamos a botar la casa por la ventana, ya comenzaron la lluvia de ideas dentro del programa, pero esperamos tenerlo todo listo para febrero cuando se cumplan los 45 años. Como programa de humor somos únicos en el mundo.

Bogotá | Colprensa