Escuchar este artículo

Marlon Moreno quiere escribir sus propias historias

Domingo, 26 de Abril de 2020
 El actor personifica al político Guillermo León Mejía en ‘La venganza de Analía’.

Ni cuando interpretó a 'El Capo', un sanguinario narcotraficante en tres temporadas al aire, Marlon Moreno se había sentido tan agotado con la maldad de un personaje como lo vivió como Guillermo León Mejía en ‘La venganza de Analía’.

El desgaste fue tanto que el actor caleño, de 53 años, tomó la drástica decisión de no volver a interpretar este tipo de roles, con esa carga negativa y de maldad.

“Me dejó tan marcado que a los dos últimas audiciones a las que asistí después de este proyecto las decliné con solo leer el argumento, este personaje me dejó agotado con tanta maldad y ahora como que no me interesa interpretar más roles esa clase”, comenta el actor que volvió a Cali, después de vivir desde 2015 en Los Ángeles, Estados Unidos.

Los antagonistas en las historias siempre le han parecido atractivos, porque le permite pasar por diferentes grises en las personalidades de los personajes, pero con respecto al político en la telenovela que emite Caracol en las noches ratifica que le dejó un sabor maluco. 

“Es un tipo que realmente no tiene nada bueno, no es buen padre, no es buen esposo, no es buen amigo, solo piensa en su beneficio particular y casualmente es un político, muy extraño, no, cualquier parecido con la realidad es mera casualidad”.

A las producciones nacionales regresó después de seis años, su última presencia había sido precisamente en la tercera temporada de El Capo (2014). Desde entonces estuvo en proyectos internacionales como ‘1 contra todos’, ‘Sitiados’ y ‘Should do it’.

Sobre la producción, en la que comparte protagónico con Carolina Gómez y George Slebi, destaca que es el regreso de la telenovela clásica a la pantalla, con toques de amores imposibles, venganzas, malos muy malos y buenos muy buenos.

“Es un gran aporte de esta producción al mundo audiovisual, se nota todo un cambio en la forma de escritura, en la forma en la que se está contando la sociedad actual, me parece un gran paso”, reconoce el artista que debutó en la TV en 1994 en Gente fresca y que alcanzó el posicionamiento en 1997 con La mujer del presidente.

En este dramatizado tuvo la oportunidad que su hijo Brayan Moreno interpretara su mismo rol, en la etapa joven.

Sobre las diferencias, en materia de producción, entre los dramatizados nacionales y los proyectos que se hacen por fuera, dice que las distancias son muy cortas, que son muy parecidas, que en Colombia se está haciendo televisión de alta calidad.

“La diferencia se siente básicamente en las condiciones de trabajo y en el pago, que sí son muy diferentes”.

De vuelta a casa

Tras las grabaciones de La Venganza de Analía decidió regresar a su natal Cali desde donde quiere posicionar su carrera no solo en la actuación, sino como director y productor. “Quiero escribir mis propias historias”.

Esta cuarentena dice que la está viviendo como casi todo el mundo, con altibajos emocionales, con momentos de esperanza y otros de desespero, pero con la mayor paciencia del mundo. “El afán se acabó, ya uno se está pendiente de fechas, solo sabe que es de mañana, tarde o noche y ya”.

Marlon, muy directo para decir las cosas, exigente con su trabajo y sus compañeros, afirma que no es una persona de apegos, “toda la vida he sido un gitano”, por eso se adapta fácilmente a los cambios.

Ni él mismo pensaba que un político podría a llegar a ser más malo que el mismo Pedro Pablo León, El Capo.

Image
Colprensa
Colprensa