Escuchar este artículo

Rosmeri Marval representa el drama venezolano en ‘La Nocturna’

Martes, 18 de Febrero de 2020
La actriz oriunda del vecino país fue protagonista en ‘El Bronx’.

Si bien desde su aparición en la serie ‘El Bronx’ parece que lo suyo son los papeles dramáticos, Rosmeri Marval reconoce lo que ha significado su trabajo en ‘La Nocturna II’. 

La actriz venezolana ha participado en tres producciones nacionales, y ahora los televidentes la ven en 'La Nocturna II', la serie que emite el canal Caracol de lunes a viernes a las 10 de la noche. 

Allí, interpreta a Valery Rosero, quien es una venezolana, como muchas, que han llegado al país en búsqueda de un mejor bienestar, pero las cosas han sido más difíciles de lo que esperaban. 

Cuando Rosmeri Marval estelarizó 'El Bronx' , historia del mítico, pero tenebroso sector del centro capitalino, en el papel de Juliana Luna, debió neutralizar el acento. 

Ahora la cosa cambió y debió volver a su acento venezolano con Valery Rosero, entusiasta y luchadora universitaria procedente del vecino país en la serie, recreando el drama de miles de sus compatriotas que buscan en tierras ajenas, recobrar la ilusión de una vida menos azarosa. 

En realidad, 'La Nocturna II' viene siendo la tercera producción en la que Rosmeri participa en Colombia, pues además de esta y 'El Bronx', trabajó en 'Bolívar, El Libertador' interpretando a María Antonia, hermana de Simón Bolívar. 

Trabajo vocal

La artista vive agradecida con Catalina Medina, profesora de voz, quien la guió de manera perseverante para lograr neutralizar el acento venezolano. 

“Puse todo de mi parte. Cuando me montaba en un taxi, le conversaba al conductor con la idea de conocer toda suerte de dichos. Si por ahí se me salía un modismo de mí país, me decían no aquí decimos así o asá”, destacó la intérprete que ´muere´ por un suculento ajiaco santafereño o la bandeja paisa, sobre todo si viaja a Medellín.

Rosmeri disfruta de un momento brillante en su carrera, la cual comenzó a los 14 años participando en cuanto concurso de baile y modelaje se le cruzaba. “Nos criaban con el cuento de los reinados y esas cosas”. 

Un año más tarde se vinculó a una agencia donde cultivaban los sueños de pequeñas estrellas del espectáculo. El panorama se abrió cuando los presentaron en el programa Portadas, similar al magazín Día a día de Caracol, según ella. 

Hasta que vino el casting para la comedia musical Somos tú y yo, de Venevisión. En el exitoso proyecto compartió y conoció a Arán de las Casas, su eterno amor y padre de Ían Gael, de ocho meses. 

“Vivo una etapa de inmensa dicha. Mi hijo es mi mejor personaje. Llegar a casa y verlo gatear hacia mis brazos es indescriptible”, comentó la intérprete de Kimberly Castillo, en la telenovela ‘Válgame Dios’, también de Venevisión.

Al advertir que la crisis política y económica generó la disminución de producciones televisivas, quiso explorar nuevos rumbos. Miami y Ciudad de México surgieron entre las posibilidades. 

“De niña me deleité con Yo soy Betty, la fea, El cartel de los sapos y Rosario Tijeras, lo admito. Pero nunca imaginé que actuaría en Colombia, hasta que apareció lo del Bronx”, recordó la artista cuyos papás y dos hermanos viven en Chile desde hace tres años.

Aunque es consciente de que interpretar el drama de millones de venezolanos no es halagador, lo hace desde la perspectiva optimista. Por eso Valery representa a los paisanos emprendedores y creyentes en un futuro mejor. 

Para dar credibilidad a la estudiante de Derecho en la serie de Caracol, se basó en situaciones de familiares que han tenido que hacer el éxodo y relatos de conocidos.

“A Dios gracias no lo he vivido en carne propia, pero no hace falta para sentirlo y darlo a conocer con realismo. No recurro a la memoria emotiva, sino a las experiencias del personaje, en este caso Valery”, destacó.

Con frecuencia viaja a Caracas, donde tiene su casa al cuidado de parientes de Arán. “De hecho, acompaño a mi esposo que es cantante y a quien tiene múltiples conciertos”, manifestó la artista que no descarta la idea de, en un tiempo no lejano, darle compañía a Ían Gael.

“Si fuera por el papá, serían dos más”, añade entre risas Rosmeri, a quien le gustaría ser tentada por nuevos proyectos en Colombia y así seguir conquistando a los televidentes. “Siempre he sido una mujer sin temor a los retos”, concluyó.

Image
Colprensa
Colprensa