‘Las Mijas’ imparten educación sexual

Domingo, 10 de Enero de 2021
Dos jóvenes les hablan a los adolescentes de educación sexual por las redes sociales o en charlas.

Por: Geraldine García

Muy por el contrario de lo que piensan las personas con actitud conservadora  del mundo, la educación sexual no lleva a los jóvenes a tener más sexo, lo único que busca, como toda educación, es enseñar a hacerlo bien; no en la destreza física si no en evitar resultados que afecten el futuro, la sociedad y la salud de los jóvenes que cada vez más temprano se inician sexualmente. 

Como en la casa y en el colegio no se brinda suficiente información  sobre el sexo, según las jóvenes, Karime Poveda y  Valeria Polo, estudiantes de  comunicación social, crearon ‘Las Mijas’, una estrategia comunicativa digital para la promoción y prevención en derechos sexuales y reproductivos en los adolescentes en Norte de Santander, con un  lenguaje creativo, inclusivo  y confiable. 

“Iniciamos el año pasado de la mano con Fundación Punto D que es el brazo de los jóvenes en la Fundación Oriéntame que hace presencia en todo el país, y en Cúcuta también tienen sede,  donde brinda apoyo en salud sexual y reproductiva”, contó Valeria, de 21 años.

Así que no se le haga extraño si algún día lo abordan estás jóvenes en una calle de la ciudad y le enseñan ciertos objetos eróticos y con cámara en mano le pregunten, como se usa, donde se usa o para que se usa. Esta es una de las estrategias que usan ‘Las Mijas’ para romper el hielo y educar a los jóvenes de una forma didáctica y directa. 

Estas universitarias también  formulan preguntas a los cucuteños  sobre la virginidad, el pene,  la masturbación y la vulva (nombre real de la vagina). Así mismo, manejan temas como el aborto y la primera relación sexual.   Con piezas graficas en las redes sociales quieren llamar la atención sobre temas sexuales.

En Cúcuta no hablan de sexualidad

La educación sexual en la ciudad, para estas jóvenes, está muy limitada. Por eso, ‘Las Mijas’ dicen estar preparadas para despejar dudas a aquellos que se atreven a preguntar lo que no pueden en el aula de clase y, más aún, en  algunos de sus hogares. 

Ellas ttatan de desmitificar conceptos como que si se orina después de tener relaciones sexuales se evita el embarazo, o que si se usa doble condón hay más protección, interrogantes que reciben a través de las plataformas digitales como Instagram y Facebook. 

“En la ciudad se necesita mucha educación sexual porque a los jóvenes, en las instituciones educativas, no se le está dando una educación sexual integral. Antes de empezar con ‘Las Mijas’ ya pertenecíamos a la corporación Mujeres denuncia y muévete, y habíamos visitado colegios, donde los psicorientadores son los encargados de hablar de la sexualidad, y no se refieren a ciertos temas porque piensan que hablar de sexualidad es incitar al sexo”, dijo Valeria, quien es nacida en la Guajira, pero  vive en Cúcuta.

Así mismo, Karen opina que “la educación sexual en Norte de Santander aún sigue siendo tabú en el momento de hablarlo públicamente. Los adolescentes se están educando sobre la sexualidad, con las conversaciones que escuchan de sus amigos, bromas entre sus familiares, memes en las redes sociales; información que puede terminar siendo falsa y generar problemas en el momento de tener sus relaciones sexuales”.

En dos años, aseguran las jóvenes, es mucho lo que han logrado, pues han participado  de eventos, han recorrido buena parte de colegios de la ciudad llevando preservativos, hablando de educación sexual, y también han llegado a algunos municipios cercanos como Chinácota, donde el acceso a la ruralidad les ha presentado un reto más grande, pues acceder a algunas veredas no es tarea fácil, pero lo han logrado. 

“Desde las redes sociales estamos publicando contenido sobre los derechos sexuales y reproductivos para los jóvenes, también, desde los talleres que brindamos gratis para la comunidad. Los realizamos presencial y, pues, por la pandemia tuvimos que reinventarnos y los talleres ahora los realizamos virtuales. Cuando salimos a realizar nuestras cosas o a parchar con nuestros amigos, siempre tenemos condones para regalar y la información para ofrecer, no descansamos para brindar esta información puesto que por eso luchamos, para que los jóvenes tengan una educación sexual integral en sus vidas”, precisó Karime, de 22 años, quienes sus amigos la conocen como ‘Brooke’. Además es fotógrafa y grafitera. 

A la juventud  cucuteña aún les da miedo hablar de sexo y prefieren escribir mensajes privados por Facebook o Instagram y contra esos temores o penas es que ‘La Mijas’ hacen frente para intentar eliminarlos, pues son estos los que llevan a cometer errores que pueden terminar en embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual (ITS), o en una situación de riesgo para los jóvenes.

Ni la pandemia frenó a ‘Las Mijas’ para educar a los jóvenes  respecto a temas  como la menstruación, sexting, peligros en la red, derechos sexuales y reproductivo, planificación familiar y participaron activamente en eventos de muralismo en Cúcuta y en otros municipios donde dejaron huella en paredes haciendo alusión a los temas donde los jóvenes pueden acceder gratuitamente para aclarar las dudas que tengan. 

Estas universitarias cuentan  con el apoyo de un equipo  multidisciplinario de profesionales de la salud de  la Fundación Oriéntame,  que las capacita, informa y  brinda apoyo para el desarrollo del proyecto y también hacen parte de la corporación  ‘Mujer, denuncia y muévete’, que les presta servicios  sobre salud y derechos reproductivos.