Escuchar este artículo

Caos en el Hospital Central de San Cristóbal en pandemia

Viernes, 2 de Octubre de 2020
Hay problemas por falta de enfermeros para áreas COVID-19 y autoridades se oponen a que familiares contraten personal privado.

Una delicada situación se ha generado en el Hospital Central de San Cristóbal, debido a la escasez de personal para atender a una cada vez más numerosa población de enfermos de la  COVID-19. 

Mientras por redes sociales circulan denuncias de cobros excesivos en dólares para atención priorizada, y los familiares se abstienen de poner nombre y apellido a tales señalamientos, las autoridades rechazan la contratación de personal externo por parte de las familias, aunque manifiesten tener recursos para ello.
 
Régulo Lobo, director de este centro de salud, que funge como centro centinela para casos COVID-19 por ser el mayor hospital público, no sólo del Táchira sino también de algunos estados vecinos, reconoció una vez más que efectivamente no hay suficiente personal para enfrentar el aumento de pacientes en el área de aislamiento.

“Nosotros hemos estado haciendo todas las gestiones necesarias, hemos reorganizado al equipo humano de la institución para darle mayor cobertura a las áreas de aislamiento, pero ya no se puede seguir moviendo el personal porque eso implicaría cerrar más servicios, porque para nadie es un secreto que la carencia de enfermeros asciende a los 400”, añadió.

Autoridades de Corposalud y Hospital Central rechazaron categóricamente cualquier intento de cobro que pudiera estar suscitándose en el área COVID-19, por lo que instaron a la población a hacer sus denuncias pues hasta la fecha no se ha autorizado solicitar algún pago para obtener servicios dentro de la institución.

Según las autoridades hospitalarias, hasta ahora no hay ninguna denuncia formal sobre el cobro de algunos servicios, “en las redes sociales se ha comentado mucho sobre eso y es preciso que toda la población esté consciente que ninguna autoridad tiene la facultad administrativa ni moral para autorizar un pago por brindar atención a ninguna persona”, dijo Lobo.

El director mencionó el convenio que se hizo con la Fundación Juan de Dios para lograr 20 enfermeros, y aclaró que, aunque han llegado para apoyar el trabajo, son insuficientes. 

“La solución es contar con más personal dispuesto a trabajar en el centro de salud, pero bajo ningún concepto podemos autorizar el cobro de los servicios del hospital, porque la salud es un derecho gratuito”, apuntó.

Ildemaro Pacheco, presidente de Corposalud, precisó que ante las circunstancias estarán tomando control de las puertas del área de aislamiento, pues en ellas se ha generado una especie de alcabala que es lo que permite ejercer presión en los familiares. 

“Nos vamos a apoyar en los organismos de seguridad que sean necesarios, pero es urgente quitar ese contacto entre el supuesto cobrador y el paciente para garantizar que situaciones como los que se han visto en las redes sociales vuelvan a ocurrir”, dijo Pacheco, quien se disponía a participar en una reunión con el jefe de la ZODI, máxima autoridad militar en la entidad.

Image
Eilyn Cardozo