Escuchar este artículo

Colombia dio un giro a su política migratoria

Martes, 18 de Agosto de 2020
El cierre de la frontera en 2015 marcó el inicio de un cambio sin precedentes de la política migratoria colombiana.

Hace 5 años la frontera entre Colombia y Venezuela dejó de ser abierta. El tradicional paso binacional quedó cerrado, y con este hecho se produjo una ruptura en las relaciones entre ambas naciones; sin embargo, más no así entre venezolanos y colombianos.

Este hecho histórico marcó el inicio de un cambio sin precedentes de la política migratoria colombiana.

El país pasó de ser una nación de salida de migrantes a ser uno de los países de mayor recepción de venezolanos, que protagonizan uno de los fenómenos migratorios más grandes del mundo: la ONU estima que desde finales de 2015, más de cinco millones de venezolanos han huido de la crisis social, económica y política de su país.

Colombia actualmente es el país con mayor cantidad de ciudadanos venezolanos residenciados en su suelo. La cifra pasó en el 2015 de 31.471 venezolanos viviendo en Colombia a 1.764.883, según datos de Migración Colombia, a corte de mayo de este año.

Le puede interesar:

Impacto social en la región con el cierre de frontera

Y lejos de que este panorama cambie, los especialistas afirman lo contrario. Alonso Hernández, experto en migración del Colegio de la Frontera Norte de México, explicó en el Foro ‘Realidades y Desafíos para el Migrante Venezolano tras la COVID-19’, organizado por la Unisimón, que mientras las condiciones en el vecino país no mejoren se seguirá viendo a los venezolanos salir a otras regiones a buscar esa mejor calidad de vida, que su país no les ofrece.

El Secretario de Fronteras de Norte de Santander, Víctor Bautista, enfatizó que Colombia jamás iba a suponer e imaginar que luego de las más de 20.000 deportaciones de colombianos, tras el cierre fronterizo, unos 4 millones de venezolanos más iban a pasar por esa misma frontera.

Luego de esto, al país le urgió la necesidad de establecer controles en sus pasos de frontera. “Antes estábamos con una política de frontera abierta y eso cambió, se empezó a contar cuántas personas ingresaban al país, y tocó activar una política solidaria hacia los venezolanos que estaban llegando”,  dijo.

El país activó una serie de documentos para regularizar a los venezolanos y permitirles acceder a estudios, salud, trabajo, sistema financiero y otros servicios.

Pero, además, Colombia “tuvo la necesidad de pedir apoyo internacional y decirle al mundo que estaba viviendo uno de los fenómenos migratorios más difíciles, y que estaba desbordada en capacidad de atenciones, siendo los departamentos de frontera los más afectados”, precisó Bautista.

“Cambió un poco la necesidad de saber sobre nuestra economía qué capacidad de absorción tiene para vincular a este grupo, y ver a través de cuáles mecanismos se hacía la validación de títulos”, dijo.

Estrategias a aplicar

Para el Secretario de Fronteras de Norte de Santander deben existir cuatro niveles estratégicos a seguir en el país en materia migratoria.

El primero de ellos, un registro e identificación, que permita saber la cantidad y quiénes son los venezolanos que están residenciados en el país y aquellos que van llegando. En este aspecto, ya está avanzando Migración Colombia con la próxima implementación del sistema biométrico, a finales de año.

El segundo nivel es la caracterización con referenciacion hacia otros lugares. “Luego de saber quién es, qué hace, a qué se dedica se debe hacer una referenciación con inteligencia sobre las necesidades de cada zona”, detalla el funcionario.

Lea También: 

La migración difícilmente se detendrá: expertos

Un tercer nivel estratégico serían las cuotas migratorias, sobre este punto explica Bautista que se trata de que exista un equilibrio en la distribución de la población venezolana que llega al país.

“Por ejemplo, en Villa del Rosario, que tiene un 35% de población venezolana. para que no exista una saturación sería ideal que manejará un 15%, porque esa sobrecarga en ciertas localidades de Colombia causa una deficiencia en servicios básicos y a su vez un rechazo de la población, en ciertos casos”, refirió.

Sin embargo, Bautista va más allá y señala que no se trata solo a nivel departamental sino también a nivel de la región. “Si van a salir 7 u 8 millones de venezolanos no puede ser que 7 millones se queden en Colombia. Este tema se tendrá que discutir con otros países, es un tema de cuota migratoria, pero sobre todo de solidaridad de otras regiones para que estas personas encuentren oportunidades claras. Es imposible concentrarse todo el mundo en una misma región”.

Y el cuarto nivel una mayor regularidad para el trabajo. “Estas serían las cuatro llaves para una segunda generación migratoria, pero con más oportunidades y más orden”, manifestó el secretario.   

Sobre este aspecto, el especialista en migración del Colegio de la Frontera Norte de México, señaló que las oportunidades de inclusión para los migrantes es fundamental para que tengan acceso a derechos básicos como: la salud, la educación, la libre circulación, el no retorno a su país.

Visión en otros países

  Tras el cierre de fronter la política de asistencia humanitaria en Colombia creció, así como la política de inclusión.

Para tener una mirada distributiva de la migración, hay ejemplos en la región como lo hecho por Argentina y Brasil.

Bautista explica que este último país recibe a los migrantes venezolanos en Roraima, donde los caracterizan y les dan acogida en unos centros. En este punto, deciden si van a optar por la condición de refugio o por otro mecanismo jurídico como un permiso especial migratorio, donde les toman los datos biométricos y los caracterizan.

“Una vez obtienen este documento, ya el Estado tiene arreglos con otras ciudades como Sao Paulo y Río de Janeiro, para ubicarlos en los sectores privados de la industria, bien sea si se trata de mano de obra calificada o no. Esta estrategia se llama interiorización de la migración”.

Mientras que en Argentina, tienen un mecanismo más avanzado, pues los venezolanos desde Venezuela por internet pueden optar a formas migratorias que les permiten ingresar a este país.

“Les dicen si necesitan médicos al sur, si requieren gente para las cosechas en el norte, y les van solicitando una serie de condiciones según la carrera o el oficio. Una de las condiciones es que no necesariamente es a Buenos Aires donde van a ir, y  les dan un documento de identificación para moverse en las zonas autorizadas”.

El proyecto de ley

El proyecto de ley migratoria presentado por la Cancillería de Colombia fue el resultado del  Conpes 3950, en donde se identificó la necesidad urgente de construir una ley de migración en el país.

El documento está conformando por 7 títulos y 80 artículos. La Cancillería sostiene que han laborado para que esta permita ser flexible y se adapte cuando las dinámicas migratorias cambien a futuro.

En junio, la plenaria de la Comisión Segunda del Senado avaló la iniciativa en la que se compilan diferentes proyectos de ley para la política migratoria integral de Colombia, los cuales fueron presentados por la Cancillería y otros congresistas.

Vea:​ Así se vivió el cierre de frontera con Venezuela en el 2015

La canciller, Claudia Blum, explicó que la política debe incluir acciones para los connacionales en el exterior, los colombianos que retornan, y los extranjeros que quieran vivir en el país.

Image
La opinión
La Opinión