Escuchar este artículo

En las calles de San Antonio esperan apertura fronteriza

Viernes, 9 de Marzo de 2018
Un hombre no pudo llegar a Cúcuta por un retraso del bus.

Rafael Arciniegas iba a aprovechar las elecciones en Colombia para reencontrarse con su familia en el barrio Carlos Ramírez París de Cúcuta, pero un retraso del bus en el que viajaba de Zulia al Táchira lo tiene desde el jueves atascado en la frontera.

Sin dinero ni forma de contactar a su familia, estará tres días durmiendo en la calle, sin nada para comer.

“Esto es lo más difícil que he vivido en mis 55 años...”, dijo mientras contaba que otros seis colombianos que viajaban con él optaron por pasar por trocha, a 25 mil pesos por persona. “Me siento como un mendigo”.

Junto a la aduana de San Antonio, Luis Orée rogaba a la Guardia Nacional Bolivariana que lo dejara pasar para reclamar un giro en Cúcuta. El dinero servirá para que el hombre de 68 años vuelva a su natal Perú; también deberá esperar en la calle.

Del lado venezolano, el comercio de San Antonio, que sobrevive por colombianos y migrantes, hoy siente la ausencia de clientes, mientras se normaliza el flujo de personas, el próximo lunes.

Image
La opinión
La Opinión