Escuchar este artículo

Iglesia coordina ayudas para los migrantes que retornan

Martes, 26 de Mayo de 2020
A los venezolanos les toca dormir casi a 30 personas por habitación. 

Todos los días ingresan al Táchira unos 700 venezolanos retornados desde Colombia y otros países de América Latina que recientemente están siendo retenidos en albergues del estado Táchira para cumplir quince días de cuarentena obligatoria, antes de ser enviados a sus estados de destino para completar el ciclo de aislamiento.

Esta situación saturó la capacidad de los refugios de la frontera y ha obligado a las autoridades del gobierno del presidente Nicolás Maduro en Táchira a habilitar refugios adicionales en San Cristóbal y otros municipios. Uno de ellos, una universidad destinada a la formación de policías, llamada UNES.

Un vocero del grupo aseguró que las condiciones son insalubres, porque les toca dormir casi a 30 personas por habitación. “El agua la mandan una vez al día, a veces dura dos horas y se va, no alcanzan todos a bañarse”.

Allí hay 600 migrantes, entre ellos, 123 niños y un sacerdote oriundo de Barinas que viajaba desde Bogotá. Ante la deficiente atención en alimentación y tras recibir pasta y lentejas en mal estado, el sacerdote elevó un pedido de ayuda a la Diócesis. El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Monseñor Mario Moronta, respondió de inmediato llamando a la solidaridad de las parroquias y estás apelaron a la feligresía que se volcó en donaciones pese a las dificultades que la propia sociedad tachirense padece en materia de alimentos e ingresos.

Los barrios y comunidades más humildes fueron los primeros en responder al llamado de los sacerdotes, gesto que conmovió a buena parte de la sociedad tachirense, que poco a poco ha ido sumándose al esfuerzo solidario. Los primeros en acudir el llamado fueron los vecinos del barrio Puente Real, quienes hicieron más de 400 arepas. Agua potable, Pan, dulces para los niños y leche de vaca también forman parte de los aportes.

“Hemos recibido una ayuda extraordinaria de comunidades muy humildes”, dijo el padre Ricardo Ramírez, director del Cáritas diocesano.
 
Destacó que desde el trabajo realizado por Cáritas, han organizado ayudas sociales para atender las necesidades de los migrantes durante su confinamiento. 

Image
Eilyn Cardozo