Escuchar este artículo

Los brasileños se cansan de Neymar

Domingo, 11 de Marzo de 2018
Cuestionan que haya tanta atención para el jugador cuanto hay problemas más importantes en el país.

La operación en un pie de Neymar movilizó a los medios de comunicación del mundo entero pero, en Brasil, una parte de la población preferiría que la atención se enfocara en los graves problemas que azotan al país. 

El talento de la estrella de la selección no se pone en duda en ‘el país del fútbol’, pero sí su imagen de niño mimado.

El jugador más caro de la historia, de 26 años, fue operado en el hospital Mater Dei de Belo Horizonte (sudeste), un centro privado ultramoderno. Los vidrios tintados le dan un aire de edificio de negocios y en la azotea hay un helipuerto, que Neymar utilizó cuando fue dado de alta.

Del otro lado de la calle, la maternidad pública Odete Valadares, como la mayoría de los hospitales públicos de Brasil, sufre de falta de personal y de todo tipo de equipamientos, inclusive de camas. Las paredes rosa pálido lucen decrépitas y hay varias ventanas rotas.

“Faltan camas en el sector de urgencias de los recién nacidos para atender la demanda. A veces, las pacientes tienen que dormir en camillas”, explicó un médico de la maternidad, Klaus Morales, en un mensaje público en Facebook el día de la operación de Neymar.

“A 50 metros de aquí, en el hospital Mater Dei, Neymar se va a operar un dedo del pie (...) Helicópteros sobrevuelan la zona sin pausa y los medios solo hablan de esto, mientras aquí nuestros pacientes deben esperar horas para poderse tratar”, añadió Morales, que considera la situación “vergonzosa”.

Glamur y cariños

El día de la operación, decenas de cámaras montaron guardia durante horas frente al Mater Dei mientras Neymar estuvo internado.

“La sanidad está en crisis (...) y tenemos grandes problemas de inseguridad que no tienen la atención que merecen en los medios”, dijo Priscila Silveira, una funcionaria de 28 años de Belo Horizonte.

Brasil tiene una de las tasas más altas de homicidios en el mundo y, después de dos años de recesión de la que apenas empieza a salir, cuenta con más de 12 millones de desempleados.

“Para nosotros, es complicado ver una figura pública tan importante en el extranjero como Neymar, mientras aquí estamos sufriendo con tantas cosas (... ) la violencia, asaltos todos los días o una educación pública pésima, además de los problemas de corrupción”, afirmó Aderaldo Pulquerio, empleado de mantenimiento de 47 años.

El mismo descontento se siente en Rio de Janeiro, donde Geraldo de Oliveira, un taxista de 62 años, no esconde su enojo.

“Es una pequeña cirugía en un dedo... Si eso nos pasa al resto, ni nos operaríamos (...), en los hospitales ni nos atenderían. Pero como el tipo tiene dinero, aprovecha”, dice.

Entre los admiradores de Neymar que se acercaron al Mater figuraba un hombre en silla de ruedas, Sanderson, que llevaba un cartel: “Me quebré el tobillo y la rodilla. Necesito su apoyo y el de su equipo médico”.

Una recuperación por lo alto

Otro de los cuestionamientos que hacen en Brasil es la estadía que está teniendo el jugador en el balneario de Mangaratiba, evaluada en unos 10 millones de dólares (unos 28.680 millones de pesos), en el litoral de Rio.

Entre sus vecinos figuran varias celebridades, inclusive políticos acusados de corrupción. 

Algo que no ayuda a su popularidad, aunque el delantero se acerque al público más joven compartiendo su lado más íntimo en la redes sociales... siempre con un toque de glamur y polémica.

La casa, de 10.000 metros cuadrados, tiene toda clase de lujos: pileta climatizada, sauna, jacuzzi, mesa de pool, cancha de tenis, gimnasio, un muelle, un helipuerto y hasta una bodega subterránea. Además, cuenta con seis habitaciones para albergar a quienes lo acompañen en su recuperación.

El jugador brasileño mantiene su recuperación acompañado del fisioterapeuta del PSG, quien viajó especialmente desde Francia. En unas seis semanas para determinar la fecha del regreso que mantiene en vilo a todo Brasil.

A pesar de los rechazos, el Brasil rezan para que el jugador se recupera para el Mundial que comenzará el jueves 14 de junio.

Image
AFP
AFP