La historia detrás de la avenida Los Libertadores, inaugurada hace 47 años

Lunes, 24 de Febrero de 2020
Ha sido escenario de innumerables encuentros familiares, así como de tragedias por inundaciones.

En la avenida Los Libertadores de Cúcuta, el lugar predilecto por muchos para recibir la brisa fresca, inspiradora de melodías tradicionales; se han registrado desde tragedias por inundaciones, hasta encuentros amorosos y familiares. 

Pero, ¿cómo surgió esta avenida?

A mediados del siglo XX, por las frecuentes crecientes del río Pamplonita y las consecuencias que estas traían para quienes vivían en cercanías al afluente, los gobernantes comenzaron a planear estrategias en busca de soluciones eficaces.

De esos ‘sustos’ proviene la muralla que buscaba proteger a la ciudad y que, en parte, se conserva. Su construcción fue oficializada por la Ordenanza 44 de 1928, siendo gobernador de Norte de Santander, Ramón Pérez Hernández. 

Después, en 1943, por solicitud del médico y concejal Augusto Martínez, el Concejo de Cúcuta expidió el Acuerdo 028 de septiembre de 1943, que ordenó llevar a cabo varias obras. 

“Sobre la ribera occidental del Pamplonita e inmediatamente al lado de la muralla de defensa que se construye en este río, se dejará libre una faja de terreno de 20 metros de anchura para la construcción de una avenida que llevara el nombre de ‘Los Libertadores’”,  precisaba el artículo ocho del Acuerdo. 

Después de muchos años de trabajo por ‘raticos’, el sábado 24 de febrero de 1973, en el puente ‘Elías M. Soto’, a las 7:00 p.m. se cumplió la inauguración de la avenida Los Libertadores. 

Acto al que asistió como principal gestor en la culminación de la obra, Argelino Durán Quintero, ministro de Obras Públicas. 

De acuerdo con los documentos periodísticos de la época, la obra que bordea el río Pamplonita desde el puente San Rafael hasta el puente Jorge Gaitán Durán, tuvo un costo de $12 millones. 

Paseo de los Próceres

Muchos cucuteños comenzaron a usar y disfrutar de la avenida Los Libertadores, por lo que la alcaldesa de la época Margarita Silva proyectó el ‘Paseo de los Próceres’, más conocido como El Malecón, que fue inaugurado el 17 de julio de 1983. 

Este, iba desde el Elías M. Soto hasta la calle 17 y en su primera etapa la inversión fue de $25 millones para los 11.000 metros cuadrados que lo conformaban.

Se caracterizó por ser un paseo peatonal a la orilla del río, con frondosa vegetación, amplias zonas verdes, plazas anchas y escenarios culturales. 

Así comenzó la transformación de Los Libertadores, de un eje vial rápido a el más importante centro de comidas y rumbas callejeras. 

La ciclovía 

El 19 de junio de 1983, la Administración Municipal decretó que todos los domingos, de 9:00 a.m. 12 m. , se suspendiera el paso vehicular por la calzada paralela al río para dar paso a la primera ciclovía en Cúcuta.

Un año después, el 8 de diciembre, la Corporación de Ahorro y Vivienda (Conavi), obsequió a los cucuteños el gigante reloj digital, que estaba ubicado en la calle 15.  

Parque de la Reconstrucción 

Para 1986 se construyó la tercera etapa de El Malecón, denominada ‘Parque de la Reconstrucción’, que incluyó un teatro al aire libre, zonas de juegos infantiles, espacios para exposiciones, vías peatonales, escaños, canales y puentes peatonales para el agua circulante. Fue inaugurada por la Administración, el 26 de julio de 1986. 

La obra fue ejecutada por la Secretaría de Obras Públicas y el acto protocolario estuvo presidido por el gobernador, León Colmenares Baptista; el ministro de Desarrollo, Gustavo Castro Guerrero; el gerente de la Corporación Nacional de Turismo, Alfredo Riascos; el Secretario de Obras Públicas, Jorge Leal y el alcalde de Cúcuta, Francisco Augusto Berrío Zafra. 

Este parque y el teatro Las Cascadas, con la fuente que tiene en la espalda, fueron diseñados por el arquitecto Héctor Casas Molina. 

Arte  

El 17 de junio de 1986, la Secretaría de Obras Públicas entregó a los cucuteños la primera escultura, ubicada en el separador de la avenida.

Se trata de la obra ‘Homenaje al sol’, del artista Jaime Calderón Rojas, quien la construyó en lámina de hierro. Fue fabricada en los talleres del Sena y ubicada metros al norte del separador vial, después del puente Elías M. Soto. 

Después, el 17 de junio de 1987, el Centro Cultural Municipal -ente que para la época coordinaba la actividad cultural de la ciudad- bajo la dirección del arquitecto Arturo Cogollo inauguró la escultura ‘Ciudad Cerámica’ del artista cubano, y nacionalizado en Colombia,  Galaor Carbonell. 

Esta obra fue elaborada en el Tejar Santa Teresa, empresa que también donó el material cerámico. Otros artistas que trabajaron en la obra fueron: Óscar Gerardo Domínguez, Pedro Rojas, Iván Caicedo, Martha Escobar, Erick Pereira, Jesús Villamil, César Rozo, Jesús Maldonado, Reinaldo Estupiñán y Tilso Rueda. 

En 1992, por iniciativa de la Academia de Historia de Norte de Santander, fue inaugurado en el separador vial de la -frente a Las Cascadas-, el monumento a la Confraternidad. Para la época el gobernador era el ingeniero Álvaro Salgar, y Laura Villalobos de Álvarez ocupaba la presidencia de la Academia.

Este monumento tiene dos estatuas, una del Libertador Simón Bolívar, donada por el rector de la Universidad Simón Bolívar, Dr. Tomás Wilches Bonilla, y la otra, del general Francisco de Paula Santander, entregada por la Gobernación. 

Junto a las estatuas se enterró una urna que contiene la visión de los cucuteños de la época y los proyectos pendientes a ejecutarse. El monumento es el mayor testimonio del sentido y del espíritu bolivariano de los cucuteños, al finalizar el siglo XX.  

Hace 15 años, el 7 de febrero de 2002, en los 1.350 metros del separador de la avenida Los Libertadores que pasa por El Malecón se construyó la ciclovía.

*Con información del profesor Miguel Palacios