Escuchar este artículo

Asesinan a un hombre mientras dormía en su rancho

Martes, 26 de Mayo de 2020
El asesino subió loma arriba del sector El Hueco y entró hasta el rancho casi destruido.

Asesinan a un hombre mientras dormía en su rancho

Eran las 6:50 minutos de la mañana de ayer, cuando a los vecinos de la parte alta del barrio San Miguel, en Cúcuta, los despertaron las detonaciones de varios disparos. 

Según se conoció, fue una mujer quien se asomó y se dio cuenta de que su vecino, identificado como Gilberto Augusto Torrado, estaba gravemente herido.

Minutos después, las patrullas del Comando de Atención Inmediata (CAI) del barrio Belén llegaron a la transversal 17 con calle 7B en inmediaciones del sector conocido como El Hueco y se percataron del hecho.

Augusto, como lo conocían en el sector, fue sacado por varias personas que lo montaron a un taxi y lo trasladaron a la Unidad Básica Loma de Bolívar para que fuera atendido de las heridas provocadas por cinco impactos de bala.

Sin embargo,  por su  grave estado murió.

Más del hecho

El asesino subió loma arriba del sector El Hueco y entró hasta el rancho casi destruido y abandonado que tenía  Torrado como dormitorio, a quien en principio las autoridades no lograron identificar.

“Agonizando alcanzó a decir su nombre pero hay que comprobarlo con las huellas dactilares. Lo que se sabe es que era habitante de calle”, contó una fuente judicial.

Después se confirmó que se llamaba Gilberto Augusto Torrado y que estaba durmiendo en una colchoneta que había extendido sobre una nevera vieja cuando lo atacaron a tiros, y que incluso alcanzó a correr.

“El hombre vivía en condiciones infrahumanas y en un desaseo completo. Había marcas de sangre a los alrededores, las cuales quedaron en el intento por evadir al sujeto”, dijo un testigo.

La Opinión estableció que los agentes de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) hallaron vainillas percutidas de calibres 38 y 40 milímetros. 

Más de la víctima

Sobre Augusto se supo que era conocido entre los vecinos y estaba dedicado a hacerles mandados o favores a cambio de algo que quisieran darle.

También era consumidor de basuco y de otras sustancias alucinógenas.

El cadáver fue trasladado a Medicina Legal a la espera de que familiares lleguen a reclamarlo. 

“Supimos que el lugar donde vivía era utilizado para consumir estupefacientes”, dijo una fuente judicial. 

Image
La opinión
La Opinión