Asesinaron a disparos a un hombre en Guaramito

Domingo, 30 de Agosto de 2020
La víctima, que no ha sido identificada, recibió tres balazos.

Dos árboles fueron el refugio de un grupo de pobladores del corregimiento Guaramito, zona rural de de Cúcuta, que la tarde de este sábado presenció la inspección y el levantamiento del cadáver de un hombre que fue asesinado a disparos la noche del viernes.

El inclemente sol obligó a los vecinos del lugar a mantenerse bajo la sombra de estos árboles, mientras observaban detenidamente la función de los investigadores de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) que se encargaron de cumplir la labor judicial.

Sin embargo, para llegar a este apartado lugar, ubicado en medio de un camino rodeado de fincas productoras de arroz, hay que atravesar el río Pamplonita, ya que el puente que comunica a Guaramito con Aguaclara sigue inhabilitado.

Una comisión conformada por un grueso número de uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta con miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, arribó de manera sigilosa hasta el lugar para trasladar el cadáver al Instituto de Medicina Legal.

Un oficial que estuvo a cargo del operativo para garantizar la seguridad de los uniformados, no escatimó ningún esfuerzo para avanzar cada kilómetro con las medidas de preventivas disponibles.

En medio del recorrido entre la carretera polvorienta, los policías se percataron que un camión que estaba parqueado a un costado de la vía podría ser una amenaza, por lo que de inmediato el oficial ordenó al grupo de Antiexplosivos que verificara si se trataba de alguna trampa mortal.

Sin embargo, luego de una inspección minuciosa, en el radio se oyó “está limpio”, a lo que acto seguido, hubo autorización para seguir avanzando hasta el punto donde permanecía el cadáver de la víctima, desde las 9:00 de la noche del viernes.

Soldados de la Trigésima Brigada del Ejército también apoyaron la seguridad y custodiaron el lugar a pocos kilómetros del destino que llevaba la comisión judicial.

Para los pobladores de la zona fue extraño ver la comisión mixta de las instituciones del Estado que mantenían la seguridad.

Mientras que los encargados del levantamiento del cadáver avanzaban con su labor, algunos vecinos del lugar aseguraron que a pesar de que oyeron tres disparos la noche del viernes, nadie quiso salir a verificar qué había pasado.

“Yo ya estaba en mi casa cuando oí los disparos y preferí quedarme ahí quieto”, explicó uno de los espectadores.

Personas que frecuentan este paso que está ubicado a menos de un kilómetro de la frontera con Venezuela, con el municipio Guarumito, aseguraron que la víctima, de aspecto joven, no había sido vista anteriormente por este sector.

Los habitantes del sector de Alto Guaramito aseguraron que esta zona es utilizada constantemente por contrabandistas y por venezolanos que atraviesan al territorio colombiano a diario, buscando su sustento.

“Cuando hay problemas por acá, pues se utiliza las otras rutas de acceso que comunican con San Faustino”, dijo una mujer que rodeó la escena del crimen.

Por ahora, las autoridades avanzan en las pesquisas para esclarecer los móviles del homicidio.

Cabe recordar que en esta zona hay presencia de la banda criminal Los Rastrojos y del Ejército de Liberación Nacional (Eln), que mantienen una disputa a sangre y fuego por el control del territorio.

Carlos Alberto Uribe Márquez y su amigo Auden Gélvez Mandón fueron asesinados con disparos de fusil, el 15 de agosto, en la vereda El Dave de Puerto Santander.