Escuchar este artículo

Asesinato en medio de dos entierros en el cementerio Gólgota

Viernes, 10 de Noviembre de 2017
El cadáver de Fabián Moncada, quien trabajaba como electricista, quedó tendido frente a varias tumbas.

Los llantos y la tristeza de dos familias que enterraban a sus seres queridos en el cementerio Gólgota del barrio El Salado fueron interrumpidos por el asesinato a balazos de un hombre, que quedó tendido frente a varias tumbas de una misma familia.

La tarde del pasado miércoles, el agresor de Fabián Eufracio Moncada Sandoval, de 20 años, aprovechó que la víctima estaba acompañada y que en el lugar había varias personas, para dispararle en la cabeza y huir en medio del gentío.

Según se conoció, Moncada trabajaba como electricista con el administrador del cementerio. Ese día, fue citado para reunirse con sus compañeros de trabajo y minutos después de estar en el campo santo, fue atacado.

“Él era sano y a veces venían ahí con amigos a hablar y a estarse un rato”, comentó uno de los conocidos de la víctima.

Tras ocurrir el crimen, el cementerio se llenó de uniformados de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) que arribaron al lugar para verificar lo ocurrido.

Algunos familiares de Moncada también llegaron afanados y protagonizaron escenas de dolor tras encontrar a su pariente tendido en el piso muerto, en medio de una escalofriante escena.

El reporte de la Mecuc, indicó que Fabián Moncada prestó el servicio militar y estuvo como indiciado en el 2015 por porte ilegal de armas.

Miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía adelantaron las primeras pesquisas y el posterior levantamiento del cadáver que fue llevado a Medicina Legal.

Las autoridades avanzan en las verificaciones para esclarecer los móviles del crimen e identificar a los responsables del hecho.

Otro homicidio

Cabe recordar, que Juan Alfonso Pérez Flórez fue asesinado de seis disparos el pasado domingo, en la avenida 6 con calle 22 de El Salado. La víctima fue impactada en los glúteos, muslos, espalda y pecho.

Al parecer, los deudos de Pérez Flórez lo estaban enterrando en ese momento en el Gólgota.

Image
La opinión
La Opinión