Escuchar este artículo

Así terminó el negocio familiar de microtráfico de drogas en Pamplona

Viernes, 5 de Junio de 2020
La Policía de Norte de Santander recibió innumerables quejas de la comunidad que pedía acabar dicha banda delincuencial.

Un agente encubierto desarticuló la banda Kairos, dedicada al microtráfico de estupefacientes en Pamplona. Fueron cinco miembros de una familia y dos hombres más, los capturados por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

A las 6 de la mañana del martes, hombres de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía de Norte de Santander llegaron simultáneamente a los barrios Brisas de Pamplonita y Cristo Rey de ese municipio y con orden de registro y allanamiento sorprendieron a estos presuntos expendedores.

Los capturados

Se trata de Eivar Giovanny Parra Barrera, Tocaivo, de 21 años, Otilia Barrera Bautista, la Tía, de 48; Oscar Darío Barrera Sierra, Chupeta, de 21; su primo Jherson Orlando Torres Bautista, Cácota de 19; Freddy Yovanny Correa Solarte, el Negro, de 28; Daniel Alexis Leal Anaya, Cejas, de 21, y José Gregorio Hernández Solano, Tabaco, de 25.

El infiltrado

Desde marzo de 2018, cuando inició la investigación a estas siete personas, dedicados al expendido de bazuco en los barrios Simón Bolívar, Brisas de Pamplonita y Cristo Rey, la Sijín infiltró a uno de sus hombres, quien simuló ser uno de sus clientes durante todo este tiempo y permitió el recaudo del material probatorio para presentarlos ante un juez.

“Fueron 23 compras simuladas y grabadas por el agente”, contó una fuente judicial cercana a la investigación.

Lea También: Señalados de pertenecer al Eln

El uniformado se hacía pasar como consumidor de drogas, hasta lograr ser uno de los compradores de  confianza.

“Eso nos permitió demostrar la actuación y los alcances de todos los capturados”, dijo la fuente.

Se pudo conocer que el líder de esta banda es Tocaibo, que conseguía los estupefacientes para ser distribuidos y comercializados por Otilia, su mamá.

“Había primos y hasta el yerno de la señora. Ella vivía con su hijo en Cristo Rey. Los otros en Brisas de Pamplonita”, dijo la fuente.

Los investigadores además determinaron que las ganancias de este grupo semanalmente llegaban a los $30 millones.

“Hay varios hurtos que se les involucran que hoy son materia de investigación. Ellos tenían su venta en parques y el entorno de la universidad”, añadió el investigador.

 Al cierre de esta edición, se conoció que los capturados fueron enviados a la cárcel.

“Continuamos pidiendo a la ciudadanía su colaboración para seguir atacando estas bandas delincuenciales que afectan la paz, la convivencia y la tranquilidad de la ciudadanía, por favor, acudan a la línea 123”, dijo el coronel Jhon Harvey Alzate Duque, comandante de Policía Norte de Santander.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda