Escuchar este artículo

Autoridades investigan el supuesto suicidio de un menor de 15 años

Lunes, 6 de Noviembre de 2017
Los familiares de Johan Adrián Luna aseguran que se trata de un homicidio.

“Yo estuve ante diferentes autoridades de menores y en ninguna parte me ayudaron. Presentía que esto podía pasar”, señaló Rocío Márquez, madre de Johan Adrián Luna Márquez, de 15 años, quien perdió la vida en circunstancias que son materia de investigación.

El domingo al mediodía, el menor fue ingresado en un taxi al Hospital Universitario Erasmo Meoz con un disparo de una escopeta, artesanal, en el abdomen.    

Johan Adrián venía acompañado de una mujer adulta, quien afanada y en medio del llanto y la desesperación, dijo ser su novia y le aseguró a las autoridades que él mismo se disparó.

Los médicos de urgencias nada pudieron hacer por el joven, puesto que llegó sin vida y de inmediato fueron alertadas las autoridades que hicieron presencia en el centro asistencial.

El coronel Javier Barrera, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, señaló que los hechos se registraron en una vivienda del barrio Gaitán, parte alta, donde convivía la pareja.

“Por ahora todo indica que, al parecer, es un suicidio por temas sentimentales de la pareja. Según se conoció, ella ya no quería seguir con la relación y el adolescente presuntamente sufría de depresiones”, indicó el oficial. 

La versión familiar 

Rocío Márquez, residente en el barrio Cundinamarca,  no cree en la versión entregada por la novia de su hijo, aunque en el hospital ella le confesó que no había tenido la culpa.

La madre contó que desde hacía dos años su hijo mantenía una relación con la mujer, de 25 años, a pesar de su desacuerdo por tratarse de una persona mayor, con una hija, y quien lo manipulaba, a tal punto que dejó de estudiar por irse a vivir con ella.

Rocío Márquez dijo estar en desacuerdo con la relación que su hijo mantenía con una mujer adulta y pidió a las autoridades que se esclarezca lo ocurrido.

“Desde el comienzo, yo denuncié ante el Bienestar Familiar, Comisaría de Familia y en el Caivas de la Fiscalía, pero en ninguna parte me ayudaron”, aseguró.

Según Rocío, su hijo y la mujer discutían constantemente y en ocasiones ella lo abandonaba. Pero, luego de un tiempo lo volvía a buscar.  

El miércoles de la semana pasada, el adolescente se había cortado el cuello, las manos y los brazos. Razón por la cual, la madre le exigió a la mujer que dejara a su hijo en paz. 

“Todo el mundo dice que la escopeta era del padrastro de la muchacha y ellos estaban peleando desde la noche anterior. Ese mediodía, volvieron a discutir y estaban forcejeando con el arma cuando el padrastro llegó. El problema, es que no hay un testigo y a la gente le da miedo hablar”, agregó la madre del menor, quien además aseguró que la casa fue lavada.

Unidades de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) trasladaron el cadáver a la morgue del Instituto de Medicina Legal, a la espera del resultado de la necropsia y de las muestras de residuo de disparo que habrían sido tomadas a las manos de la mujer.

Al respecto, el coronel Barrera reiteró que por ahora el caso es manejado como un suicidio de acuerdo a las versiones recaudadas por el equipo investigador y la inspección al lugar de los hechos, pero no descartó un dictamen contrario. 

“Ella se lo llevó a Bucaramanga cuando mi hijo cumplió los 15 años.  Luego estuvieron en Bogotá y allá lo abandonó. Entonces, tuve que enviarle dinero para que regresara a Cúcuta”, concluyó la dolorida madre de la víctima. 

Johan Adrián nació en Cúcuta y era amante de montar en bicicleta.

Image
La opinión
La Opinión