Escuchar este artículo

Capturado policía por muerte de José Tirado

Martes, 22 de Septiembre de 2020
Fue asesinado de un disparo en la cara, en el barrio San Miguel.

Los familiares de José Edwin Tirado Buitrago, quien fue asesinado de un disparo en la cara, la noche del 17 de julio en el barrio San Miguel, en medio de un procedimiento policial, sienten esperanza y tranquilidad, luego de conocer que el responsable de la muerte de su ser querido, por fin fue capturado por la Fiscalía.

“Desde el momento en que enterramos a mi hermano, le prometí a mi papá que eso no se iba a quedar así y hoy ya vemos el resultado”, dijo una hermana de la vícitma.

La mujer reconoció la labor investigativa del funcionario del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, así como de su abogado, que asumieron el caso y, además, le agradeció al coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), quien, desde la noche del viernes 11 de septiembre, reconoció la autoría de la institución en el hecho y se comprometió a poner a disposición de las autoridades al responsable.

“Hace una semana el coronel se volvió a reunir con nosotros y nos explicó que el policía responsable ya estaba identificado y que pronto se daría la captura”, dijo la familiar.

La captura

En la mañana de ayer, el policía identificado como Jeferson Andrey Gómez Salazar, adscrito al Grupo de Operaciones Especiales (Goes), fue citado de manera sorpresiva por el coronel Palomino a las instalaciones del comando de la Mecuc, hasta donde llegó el investigador del CTI para capturarlo por el delito de homicidio agravado.

“Lo que más deseamos es que pague por lo que hizo; Dios dejó las leyes en la tierra para que se cumplan”, dijo la familiar. 

Sin embargo, también dijo que su familia no siente rencor hacia el policía detenido y que, por el contrario, quisieran hablar con él para entender por qué le disparó a su hermano.

La doliente les pidió a los policías que piensen antes de actuar en un procedimiento, porque un error conlleva a dos hechos dolorosos en dos familias: un familiar muerto y el otro detenido.

La prueba

Según se conoció, los investigadores tuvieron la bala que extrajeron del cadáver de Tirado y de esta manera pudieron adelantar la prueba de balística con las 26 armas de los policías que fueron incautadas la misma noche del hecho, para determinar la responsabilidad del uniformado, que hasta ayer, no había aceptado haber accionado su arma.

Por ahora, las autoridades esperan conocer la versión del uniformado.

La noche de la muerte

La noche del hecho, en San Miguel estaban en el velorio de Manuel Eduardo Acevedo Castro, alias Manuelito, a quien le propinaron al menos quince disparos, en el barrio Colinas.

Según se conoció, un grupo de policías llegó a la calle 8 entre avenidas 19 y 20, con el fin de controlar la aglomeración de personas.

Pero, en medio de las exigencias de los policías para que la comunidad del sector cumpliera el toque de queda ordenado por la Gobernación de Norte de Santander, al parecer, se desató una discusión entre algunos vecinos y amigos de Manuelito, con aquellos uniformados.

Image
La opinión
La Opinión