Cúcuta, entre las 50 ciudades más violentas del mundo

Miércoles, 3 de Junio de 2020
Este ranking fue presentado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

Aunque México sigue siendo el epicentro mundial de la violencia, con 19 ciudades entre las más violentas. Colombia sigue apareciendo en estos registros que preocupan al público.

Entre las ciudades colombianas más violentas encontramos a Cali, en el puesto 26; Palmira, en el 37; y Cúcuta, en el 44.

Para John Anzola, subsecretario de Seguridad Ciudadana de Cúcuta, esta situación no es nueva. "En los últimos 4 años, Cúcuta ha estado dentro de las ciudades más violentas; como en 2016, 2017 y este último dato del 2019, aunque hay que ver que este ranking arroja datos del área metropolitana y no exclusivamente de Cúcuta", aseguró.

Según Anzola, lo anterior altera un poco las cifras y dificulta ver con exactitud la situación de la ciudad. 

Sin embargo, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, que es una organización de la sociedad civil surgida en julio de 2002, muestra en sus resultados cuáles fueron los criterios de selección de estas ciudades violentas: como población, datos encontrados en lugares oficiales, etc. (Ver subtítulo criterios de selección).

Y dichos resultados permiten dilucidar que de las 50 ciudades del ranking 2019, 46 se encuentran en el continente Americano, y de estas, 42 pertenecen a América Latina.

En total, México lleva la delantera con 19 ciudades violentas. También se registraron 10 en Brasil, 6 en Venezuela, 3 en Estados Unidos, 4 en Sudáfrica, 3 en Colombia, 2 en Honduras y hay una de Guatemala, Puerto Rico y Jamaica.

El subsecretario de Seguridad Ciudadana de Cúcuta aseguró que estos estudios permiten identificar cuál es la situación que se vive y pensar en qué estrategias se pueden implementar para contrarrestar los casos.

"Esto es una alerta. Como alcaldía y buscamos solucionar los problemas principalmente a partir de nosotros y no siempre depender de organismos internacionales. Venimos de una época donde no hay transparencia en las cifras, así que hay una alta complejidad de análisis en los casos, por eso ya estamos trabajando con los registros de casos reales, con zonas de más violencia y con las diferentes modalidades aplicadas por los delincuentes", destacó Anzola.

México, con la ciudad más violenta

Por tercer año, Tijuana es la ciudad mexicana es la más violenta del mundo, con una tasa de 134.24 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Pero esto no es lo único, en 2019 encabezan la lista de las más violentas, cinco ciudades mexicanas: Tijuana (área metropolitana o AM), Juárez, Uruapan, Irapuato (AM) y Ciudad Obregón. Entre las 10 ciudades más violentas también clasifica Acapulco, además de las 5 antes mencionadas.

Por otra parte, Brasil mostró un deceso en la violencia. ​En comparación con el 2018, cuando se registraron 14 ciudades violentas en este país,  2019 sólo registró 8.

Otra novedad que presenta el ranking 2019, es que en las 50 ciudades la tasa promedio fue de 49.45 (35,734 homicidios dolosos entre 72,258,167 habitantes), y las primeras 30 ciudades superaron ese promedio. 

Listado de ciudades violentas

Criterios de selección de este ranking

Los seis criterios principales para considerar la inclusión de una urbe en el ranking son:

1)    Debe ser una unidad urbana claramente definida. No puede ser un área o jurisdicción que sea parte de una ciudad ni pertenecer a un municipio (o jurisdicción equivalente) que en lugar de ser predominantemente urbano sea predominantemente rural.

2)    La urbe en cuestión debe tener 300 mil o más habitantes, según datos demográficos de fuentes oficiales.

3)    Los datos sobre homicidios deben corresponder a las definiciones universalmente aceptadas de los homicidios dolosos u homicidios intencionales o muertes por agresión (con la excepción de muertes en operaciones de guerra o la muerte legalmente justificada – no en ejecuciones extrajudiciales- de agresores por parte de agentes del orden). No se incluyen cifras sobre homicidios en grado de tentativa.

4)    Las cifras de homicidios deben provenir de fuentes oficiales o fuentes alternas. En cualquier caso, los datos, las estimaciones y la metodología de cálculo deben ser verificables y/o replicables. En algunos casos los datos son resultado de un conteo propio, a partir del análisis de notas periodísticas.

5)    Las cifras deben corresponder al año anterior en que se difunden los resultados. Sólo de manera excepcional se pueden considerar los datos de un año anterior (los de 2014 para 2015, por ejemplo), ante la presunción fundada de que no hubo variación sustancial de la incidencia de homicidios.

6)    Las informaciones deben ser asequibles a través de Internet.

Image
Web la Opinión
Web La Opinión