Escuchar este artículo

Día de la Madre, teñido de sangre en Las Delicias

Martes, 30 de Mayo de 2017
Asesinaron a un hombre frente a su hijo.

José Fernando González Ortegón no alcanzó a tomarse la cerveza que le habían servido en un pool porque cuando se sentaba a la entrada del establecimiento a disfrutarla, un desconocido se le acercó y le propinó tres balazos.

El caso ocurrió en la vía principal del barrio Las Delicias, antigua carretera a El Carmen de Tonchalá, occidente de Cúcuta, el domingo a las 7:00 de la noche.

El hombre de 47 años, natural de Becerril (Cesar) y padre de cinco hijos, salió temprano de la casa y estuvo en el centro de la ciudad, al parecer, tomando licor.

Cuando la tarde caía llegó a la casa para invitar a la esposa a que fueran hasta el pool del barrio a tomarse unas cervezas por ser el Día de las Madres. Pero ella estaba molesta por haberla dejado sola todo el día en una fecha tan especial y no le aceptó la invitación.

“En el centro él se encontró con un amigo y se tomaron unas cervezas. Al llegar a la casa me dijo que fuéramos al pool, pero yo estaba muy molesta porque me dejó sola. Él me vio llorando y le pedí que se acostara, pero no hizo caso”, recordó la mujer el lunes mientras gestionaba en Medicina Legal la entrega del cadáver.

La muerte

Ante la negativa de su compañera, el hombre decidió irse de todas maneras, pero en compañía de dos de sus hijos, uno de 10 años y otro de 14.

En el camino, el más pequeño regresó a la casa, a menos de tres cuadras del lugar, mientras que el de 14 se quedó a acompañarlo.

Según testigos, José Fernando llegó primero a una tienda donde se compró unos cigarrillos y después pasó al pool del frente y pidió la cerveza.

“De un momento a otro se escucharon tres disparos y todo el mundo salió a correr. El tipo que le disparó llegó a pie y se fue a pie”, señaló un testigo.

De inmediato, el hijo, con otras personas, lo subieron a un taxi y lo trasladaron a la Unidad Básica de la Loma de Bolívar, donde siendo las 7:30 de la noche falleció, según el relato de los familiares.

“Nos dicen que no hubo una discusión ni nada, que el asesino fue directo adonde mi esposo. Un niño llegó corriendo a la casa a contarme lo que había ocurrido y yo me desesperé (…) cuando salí a la calle  ya se lo habían llevado”, señaló la compañera.

La mujer agregó que González Ortegón trabajaba en oficios varios, que no era de problemas ni tenía amenazas en su contra o enemigos conocidos. Por ello -dijo- se le hacía extraño su asesinato.

La pareja refirió que llevaban tres años viviendo en Las Delicias, un barrio de invasión que está pegado a Belén, lugar en el que hasta el momento no habían tenido ningún inconveniente con los vecinos.

El cadáver fue levantando por la Policía Judicial en el centro asistencial y trasladado a la morgue de Medicina Legal, donde el lunes en la tarde fue entregado a la esposa.

Las autoridades indagan sobre los móviles y autores de este crimen.

Image
La opinión
La Opinión